El Espíritu De La Quinta Sustancia

La Cosa Única Hermes, Platón, Aristóteles y los otros filósofos, florecientes en diferentes épocas, que han introducido las Artes, y más especialmente han explorado los secretos de la creación inferior, todos ellos han buscado ansiosamente un medio por el cual el cuerpo humano pueda ser preservado de la decadencia y ser dotado de inmortalidad.

A ellos se les respondió que no hay nada que pueda librar al cuerpo mortal de la muerte, pero hay Una Cosa que puede posponer la decadencia, renovar la juventud y prolongar la corta vida humana (como con los Patriarcas de la Biblia). Porque la muerte fue puesta como castigo sobre nuestros primeros padres, Adán y Eva, y nunca se apartará de todos sus descendientes.

Por lo tanto, los filósofos mencionados y muchos otros, han buscado esta Cosa Única con gran trabajo y han encontrado lo que preserva el cuerpo humano de la Corrupción, y prolonga la vida, se comporta, con respecto a otros elementos, como si fuera de los Cielos (de lo cual entendieron que los Cielos son una sustancia por encima de los Cuatro Elementos).

Y así como los Cielos, con respecto a los otros elementos se consideran la quinta sustancia (porque son indestructibles, estables, y no sufren ninguna mezcla extraña), también esta Cosa Única (comparada con las fuerzas de nuestro cuerpo) es una esencia indestructible, que seca todas las superfluidades de nuestros cuerpos, y ha sido llamada filosóficamente con el nombre de Cosa Única (o perfeccionada, la Piedra o el Elixir). No es ni caliente y seco como el fuego, ni frío y húmedo como el agua, ni caliente y húmedo como el aire, ni seco y frío como la tierra.

Pero es una hábil y perfecta ecuación de todos los Elementos, una mezcla correcta de fuerzas naturales, una unión muy particular de virtudes espirituales, una unión indisoluble de cuerpo y alma. Es la sustancia más pura y noble de un cuerpo indestructible, que no puede ser destruida ni dañada por los Elementos, y es producida por el Arte.

Con esto, Aristóteles preparó una manzana que prolongaba la vida por su aroma, cuando él, quince días antes de su muerte, no podía comer ni beber a causa de la vejez. Esta esencia espiritual, o Una Cosa, fue revelada desde lo Alto a Adán, y fue muy deseada por los Santos Padres, esto también lo llaman Hermes y Aristóteles la Verdad sin Mentiras, la más segura de todas las cosas ciertas, el Secreto de todos los Secretos.

Es la última y más alta cosa (el alfa y el omega) que se busca bajo los Cielos, un maravilloso cierre y fin de la obra filosófica, por el cual se descubren los rocíos del Cielo y los ayunos de la Tierra. Lo que la boca del hombre no puede pronunciar se encuentra en este Espíritu. Como dice Morieno: «El que tiene esto tiene todas las cosas, y no quiere otra ayuda. Porque en él están la felicidad temporal, la salud corporal y la fortuna terrenal.

Es el espíritu de la quinta sustancia, una fuente de todas las alegrías (bajo los días de la luna), el sostén del cielo y la tierra, el motor del mar y el viento, el derrochador de la lluvia, que mantiene la fuerza de todas las cosas, un espíritu excelente por encima de los espíritus celestiales y de otros espíritus, que da salud, alegría, paz y amor; alejando el Odio y el Dolor, trayendo Alegría, expulsando todo el Mal, curando rápidamente todas las Enfermedades, destruyendo la Pobreza y la Miseria, conduciendo a todas las cosas buenas, previniendo todas las malas palabras y pensamientos, dando al hombre el deseo de su corazón, trayendo al piadoso honor terrenal y a la larga vida pero a los malvados que lo usan mal, el Castigo Eterno.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑