Cómo hablar con Dios.

Muchas veces las personas, sobre todo aquellas que nunca han recibido una educación espiritual completa, a menudo se preguntan acerca de cómo es que pueden hablar con Dios, ¿Hay que ir a una iglesia?, ¿debemos confesarnos antes?, ¿puedo hablar con el en dónde sea?…

Esto es algo muy importante, pues muchas veces la respuesta a la pregunta ¿cómo hablar con Dios?, es lo que define el futuro próximo de una persona, porque, si cada uno de nosotros hablara con Dios cada vez que tuviéramos que tomar una decisión importante en nuestras vidas, seguramente tendríamos más aciertos en nuestras elecciones.

Pero para muchos la situación es diferente, hay gente, lo creas o no, que no sabe cómo hablar con Dios, y que de hecho, sientes ganas de hablar con él y sin embargo no saben cómo.

Si tu, amigo o amiga, eres una de esas personas, siéntete en paz, porque hoy, aprenderás a hablar con el.

Rezar u orar, es lo mismo que hablar con Dios, y lo más curioso de todo es que Dios, quiere que tú le hables. Él nos ama y nos escucha, la biblia lo llama espíritu divino, el Dios que todo lo ve, el que esta en todas partes.

En todo lugar están los ojos del SEÑOR, observando a los malos y a los buenos. Proverbios 15:3

¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia? Si subo a los cielos, Allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú. Si tomo las alas del alba, habito en lo más remoto del mar, aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.Salmos 139:7-10

Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Mateo 6:6

Entonces Dios esta en todas partes, es, por lo tanto una presencia que lo abarca todo, que lo escucha todo y que siempre que tú lo desees, podras hablar con el.

Quizás haya personas que se hagan la siguiente pregunta: ¿Dios sólo nos oye cuando rezamos en voz alta o también escucha las oraciones silenciosas?…

En respuesta a esto te contaré una pequeña historia de cuándo los discípulos de Jesús, en una ocasión dijeron, «Señor, enséñanos a orar así como también Juan enseñó a sus discípulos, y fue en ese momento cuándo Jesús les enseñó el padre Nuestro, pero no solo eso, Jesús, además les enseñó que cuándo vamos con algún amigo nuestro, aún siendo a mitad de la noche y le pedimos un favor, a pesar de la hora, la informalidad y la importunidad, nuestro amigo se levantará y nos dará todo lo que necesitemos.

haciéndolos entender de éste modo que no importa la hora, el lugar ni las condiciones, si nosotros queremos hablar con Dios, él, siempre nos escuchará y nos ayudará, y entonces Jesús continuó hablando y les dijo: Si piden, se les dará; si buscan, van a encontrar y si llaman, serán atendidos. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le responde.

Todos los discípulos de Jesús permanecian atentos, escuchando lo que él les decía, y entonces les preguntó: ¿Qué padre, si su hijo le pide pan, le daría una piedra? ¿o si le pide pescado, en lugar de pescado, le daría una serpiente?… Jesús les enseñó entonces que sin importar que tipo de personas fueran, todos sabrían dar buenas dádivas a sus hijos, si ellos mismos podían hacer esto, ¿cuánto más podría hacer Dios por ellos?

Dios, pues es Dios, y por lo tanto, sabe todo sobre ti y sabe lo que pasa dentro de ti, tanto lo bueno como lo malo.

Dios, juzga los pensamientos y actitudes del corazón

Hebreos 4:12.

El Señor detesta los pensamientos del malvado, pero, los de los puros le agradan» Proverbios 15:26.

Ahora, la más importante es quizás saber si, ¿Dios realmente responde a las oraciones?

En verdad te digo que ninguna oración queda sin respuesta, pero, algunas personas, aún no tienen desarrollada la capacidad de poder percibir las obras de Dios en sus vidas, a veces Dios está respondiendo a nuestras oraciones cuando nosotros no nos damos cuenta, y la razón es porque su respuesta puede ser «No» o «Espera».

Desafortunadamente nosotros creemos saber lo que es mejor para nosotros, pero Dios lo ve todo, y a veces, actuando como un buen padre, se niega, amorosamente, a darnos lo que pedimos, porque sabe que no está bien, que nos haríamos daño o que simplemente debemos pasar esa gran prueba.

No sé si me sigas en mi otro canal, pero he hablado mucho acerca de la purificación del espíritu, y te puedo asegurar que entre más purificado tengas tu espíritu, más cercano y receptivo puedes estar con Dios, entonces cuándo quieras hablar con el, comienza lavando todo lo sucio que hay en tu corazón, perdonando, disculpandote, exponiendole a Él todas las cosas por las que te sientes sucio o sucia y entonces, tu mismo, comenzarás a sentirte menos pesado, te darás cuenta de que poco a poco, la carga se va haciendo más ligera, hasta que finalmente te sientes perdonado. cuándo esto pase, entonces, puedes comenzar a hablar con Dios y pedirle aquello que traes en mente, pero recuerda, Dios es justo, así es que antes de hacerlo, piensa bien lo que vas a pedir, si será aquello que quieres o aquello que verdaderamente necesitas.

Ahora ya lo sabes, puedes hablar con Dios a todas horas, en cualquier lugar y de la manera en que tu desees.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑