¿Cuantos Cielos existen según la Biblia?

La palabra hebrea para «cielos» es shamayim, que significa cielo visible o morada de Dios.

La Biblia enseña que en el principio Dios creó los cielos y la tierra, no hizo otro cielo después de este tiempo. La frase «los cielos y la tierra» se utilizan para indicar todo el universo.

(Ver Génesis 1:1; Jeremías 23:24; Hechos 17:24)

Lo más cercano que dice la Escritura a que haya diferentes niveles de cielo se encuentra en…

2 Corintios 12:2

«Conozco a un hombre en Cristo que hace catorce años, ya sea en el cuerpo que no conozco, o fuera del cuerpo que no conozco, Dios sabe, tal hombre fue arrebatado hasta el tercer cielo».

Algunos interpretan esto como una indicación de que hay tres niveles diferentes de cielo.

Pero Pablo no está diciendo que haya tres cielos o incluso tres niveles de cielo. En muchas culturas antiguas, la gente usaba el término cielo para describir tres reinos diferentes:

EL CIELO, EL ESPACIO EXTERIOR Y UN CIELO ESPIRITUAL.

Pablo decía que Dios lo llevó al cielo espiritual, el reino más allá del universo físico, es decir, en donde Dios habita.

La Biblia habla de tres cielos. El primero es nuestra atmósfera inmediata, el segundo es el espacio exterior hasta donde se extiende, y el tercero es el lugar donde Dios mismo habita. Lo que Jesús llamó «la casa del Padre».

El primer cielo

es el firmamento, la Atmósfera de la Tierra, que es el cielo inmediato, es nuestra atmósfera que rodea la tierra.

Génesis 1:14 dice:

«Y dijo Dios: «Que haya luces en la expansión de los cielos para separar el día de la noche…»

El primer cielo consiste en las nubes y la atmósfera, los cielos sobre nosotros, hasta que lleguemos a las estrellas.

Salmos 78: 23-24

«Y mandó a las nubes de arriba, y abrió las puertas del cielo; e hizo llover sobre ellas maná para comer, y les dio alimento del cielo».

El segundo cielo

es donde termina nuestra atmósfera, el espacio exterior, y los cielos estrellados.

(Ver Deuteronomio 17:3; Jeremías 8:2; Mateo 24:29)

Son los cielos en los que el sol, la luna y las estrellas están fijados en órbita. Las estrellas son aparentemente interminables y la distancia entre todas ellas es asombrosa, no es de extrañar que la Biblia diga en el

Salmo 19:1

«Los cielos hablan de la gloria de Dios, y su extensión declara la obra de sus manos».

En la antigüedad la gente se maravillaba de la extensión de las estrellas, hoy sabemos lo inmenso que es esto.

Génesis 1:17

«Y Dios los puso en el firmamento del cielo para que iluminen la tierra».

En Isaías 40:22 se nos dice:

«Es el que está sentado sobre la bóveda de la tierra, y sus habitantes son como saltamontes, que extiende los cielos como una cortina y los extiende como una tienda de campaña para habitar».

Luego en el Salmo 19:4, 6 leemos:

«En ellos ha puesto una tienda para el sol… Su salida es de un extremo de los cielos, y su circuito al otro extremo de ellos; y no hay nada oculto a su calor.»

Finalmente, el tercer Cielo

es donde Dios y los santos ángeles y espíritus de los hombres justos moran. Se llama «El cielo y los cielos más altos…»

(Ver Deuteronomio 10:14; 1 Reyes 8:27; Salmos 115:16; 148:4)

El tercer cielo está más allá del espacio y las estrellas. Donde ningún hombre ha visto por telescopio. Este cielo es la morada de Dios, a la que Pablo fue llevado, y cuyas maravillas se le permitió ver, esta región donde vive Dios. Pablo lo llama específicamente el tercer cielo en 2 Corintios 12:2. El cielo es la herencia de todos los creyentes donde hay una completa alegría y una bendición eterna.

¿Hay más cielos?,Pues de acuerdo a otras culturas o religiones si, por ejemplo los judíos, creen que existen 7 cielos, pero en Las Escrituras tradicionales o cristianas no lo dice y por eso no lo sabemos del todo.

Normalmente, cuando hablamos del cielo nos referimos al cielo donde vive Dios. Algún día Dios destruirá los viejos cielos (aparentemente todos los cielos, excepto el tercero) y la tierra, y creará un nuevo cielo y una nueva tierra. Aquí es donde viviremos por toda la eternidad

Apocalipsis 21-22

Jesús entonces inaugurará un nuevo cielo y una nueva tierra y la Nueva Jerusalén, la morada eterna de los creyentes. No habrá más pecado, dolor ni muerte.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑