La Historia De Los Sacrificios Humanos.

Los humanos siempre han tenido un lado oscuro, y esta lista de sacrificios humanos lo confirma. Cuando pensamos en el sacrificio humano, casi siempre imaginamos ceremonias aztecas en donde ofrecían la sangre y los órganos de los sacrificados a los dioses., y mientras que civilizaciones como estas ciertamente hicieron su parte de brutales sacrificios, no fueron de ninguna manera las únicas civilizaciones antiguas que participaron en estos, RITUALES DE MUERTE.

Desde la antigua China hasta Irlanda y Egipto, las civilizaciones a lo largo de la historia desarrollaron bastantes métodos de sacrificio humano. En su mayoría, eran sacrificios religiosos, aunque a veces se llevaban a cabo como castigos, o como parte de las tradiciones locales.

Quienes sacrificaban a los seres humanos utilizaban una serie de técnicas brutales para hacerlo, como la decapitación, el estrangulamiento, los azotes, la quema, el canibalismo y el enterramiento de las víctimas vivas. En todo caso, hoy, analizaremos la inquietante creatividad de la sed de sangre humana.

Yo Soy, El DoQmentalista y esto es: La Historia De Los Sacrificios Humanos

Remoción del corazón: Los aztecas

Muchos probablemente piensen primero en los aztecas cuando escuchan «sacrificios humanos», y con razón. El sacrificio humano estaba muy extendido en la cultura azteca, y las técnicas de sacrificio eran despiadadas. Los aztecas adoraban a un panteón de dioses a los que creían que debían apaciguar a través de sacrificios de sangre, tanto animales como humanos. Los arqueólogos estiman que miles de personas eran sacrificadas cada año con este fin. Mientras que algunos venían de la comunidad azteca, muchos otros eran prisioneros de guerra.

Durante los rituales de sacrificio al dios del sol, la víctima era obligada a subir los muchos escalones de una pirámide; en la parte superior, un sacerdote cortaba a la persona desde la garganta hasta el estómago. El corazón era entonces removido y ofrecido al dios. La persona era empujada desde la parte superior del templo por las escaleras hasta la parte inferior, donde a continuación era desmembrada.

Colgados boca abajo y golpeados: Los hawaianos

Los primeros invasores tahitianos de Hawai practicaron una serie de técnicas de sacrificio humano, victimizando a los descendientes de los polinesios que inicialmente se asentaron en las islas hawaianas. Los sacrificados eran en su mayoría cautivos, aunque algunos eran miembros de la tribu que violaban las leyes o cometían actos prohibidos.

Las técnicas de sacrificio incluían el estrangulamiento, la rotura de huesos y la extracción completa de los intestinos y otras más. Los primeros hawaianos practicaban el sacrificio humano para apaciguar a Ku, el dios de la guerra y la defensa, para asegurar la victoria en futuras batallas. Los cautivos de las tribus enemigas, especialmente los jefes, eran sacrificados en los templos sagrados por diversos medios, incluyendo ser colgados boca abajo, apaleados y desangrados. Luego eran destripados y la carne restante, ya sea cocida o cruda, era consumida por el sacerdote y el jefe de la tribu.

Enterrados vivos: Los antiguos egipcios

En la edad de oro del antiguo Egipto, los faraones eran enterrados con las efigies de sus sirvientes y otros seguidores, pero los faraones de la Primera Dinastía eran enterrados con sus verdaderos sirvientes vivos, en una práctica conocida como sacrificio de los sirvientes.

Estos sirvientes (a veces oficiales de alto rango) eran sacrificados de acuerdo con sus creencias religiosas. De acuerdo con estas creencias, los sirvientes debían continuar sirviendo a sus gobernantes aún después de la muerte. Esencialmente, los gobernantes eran tan importantes que necesitaban un séquito en la otra vida.

A finales de la Primera Dinastía, los criados consiguieron convencer a los faraones de que podían servir mejor si se les dejaba con vida, para continuar llevando a cabo la voluntad del faraón en la Tierra.

Quemados vivos, apaleados y colgados: los británicos

Los antiguos británicos no dejaron registros históricos propios, así que mucho de lo que sabemos de la antigua Gran Bretaña se basa en los escritos romanos. Julio César escribió que los druidas construyeron hombres de mimbre masivos, los cargaron con sacrificios humanos y les prendieron fuego. Aunque otros sugieren que esta es una hipérbole romana diseñada para hacer que los británicos parezcan salvajes.

Independientemente de que los sacrificios humanos se hicieran o no en efigies de mimbre, existen pruebas de sacrificios humanos en la antigua Gran Bretaña. Los cuerpos encontrados en los pantanos muestran evidencia de asesinatos en rituales, posiblemente realizados como ofrendas a los dioses.

Golpe fatal en la cabeza: los mesopotámicos

Como los faraones del antiguo Egipto, la realeza de la antigua Mesopotamia fue enterrada con el resto de su familia. Esto incluía a algunos miembros de la corte real, como soldados y sirvientes. Los restos humanos encontrados en un sitio arqueológico en Ur (ahora Irak) atestiguan que más de 2.000 personas fueron sacrificadas de esta manera.

Los expertos creían que las víctimas de los sacrificios en Mesopotamia eran envenenadas pacíficamente antes de ser enterradas.

Pero descubrimientos recientes sugieren una práctica más brutal. El análisis de los restos óseos sugiere que las víctimas fueron golpeadas en la cabeza antes del entierro. Algunos han especulado que su objetivo era acabar con ellos rápidamente cuando el veneno no funcionaba, impidiendo así que fueran enterrados vivos. Pero, la verdad acerca de por qué fueron enviados de esa manera sigue siendo desconocida.

Desmembrados: Los chinos

Uno de los imperios más poderosos de la historia, china, la dinastía Shang, que duró más de 500 años, y es el primer período registrado en la historia antigua de aquel pais. También fue el hogar de técnicas brutales enfocadas a desgarrar los cuerpos de aquellos que fueran sacrificados.

Las víctimas de los sacrificios humanos de los Shang eran quemadas, divididas en mitades, decapitadas o troceadas. Las ceremonias más comunes eran los sacrificios de fosas, cimientos e internamientos. Para los sacrificios de fosa, los jóvenes eran despedazados y enterrados sin sus posesiones.

Los sacrificios de cimientos involucraban a niños e infantes, mientras que los sacrificios de internamiento se centraban en las mujeres jóvenes.

Algunas de las personas sacrificadas eran cautivas, otras criminales. Los Shang también hacían sacrificios a varios dioses.

Viudas estranguladas: Los Fijianos

En la antigua Fiji, las tradiciones de algunos grupos indígenas exigían que una viuda fuera estrangulada poco después del fallecimiento de su marido. Este ritual se llevaba a cabo porque los fiyianos creían que todas las mujeres debían acompañar a sus maridos en la otra vida. A estas viudas se les llamaba «la alfombra de su tumba». Era común en la mayoría de las tribus que el hermano de la viuda la estrangulara, o que al menos supervisara el acto.

Decapitación masiva de esclavos: Los Dahomey

Xwetanu o xietani, era una celebración anual en Dahomey, un antiguo reino de África occidental situado en la actual Ghana. La ceremonia consistía en muchas cosas, incluyendo el sacrificio de esclavos para honrar a los reyes fallecidos. El método preferido de sacrificio era la decapitación.

Tantas víctimas de sacrificio eran decapitadas que el nombre de la ceremonia se traduce como «asuntos anuales de la cabeza».

Arrojados a los cenotes: Los Mayas

Los mayas eran personas muy religiosas conocidas por ser anfitriones de elaboradas ceremonias. Una de estas ceremonias incluía la práctica aparentemente brutal de arrojar sacrificios humanos en grandes fosas llamadas cenotes, que típicamente tenían agua en el fondo.

Se creía que estos enormes sumideros naturales eran portales al reino espiritual. Por lo tanto, la gente era empujada a ellos como sacrificios divinos.

Suicidios de honor: Los japoneses

Los japoneses practicaban una forma honoraria de auto-sacrificio llamada seppuku. A menudo referido como hara-kiri en Occidente, los japoneses típicamente se refieren a él como seppuku. Esta práctica era uno de los muchos aspectos rituales de la vida de los samuráis en el Japón feudal.

Los samuráis cometían seppuku por diversas razones: como castigo por un crimen, para restaurar su honor o para mostrar solidaridad con un señor recientemente fallecido.

El ritual tenía varios pasos. Primero, el guerrero comía su comida favorita, se vestía con sus mejores ropas, bebía sake y escribía, y luego recitaba un poema de muerte.

Posteriormente clavaba una daga en el lado izquierdo de su propio abdomen (se cree que para liberar su espíritu), sacaba la hoja lateralmente hacia la derecha, y luego giraba la hoja hacia arriba.

El final de la ceremonia requería un asistente, llamado «kaishakunin», para terminar el sacrificio decapitando al samurai.

Estrangulado con pañuelos: Los Matones (o Thuggee)

En el transcurso de cientos de años, hasta 1830, una tripulación organizada de peligrosos forajidos conocidos como Thugs, o Thuggee, sacrificaron brutalmente a más de 30.000 personas en toda la India.

Considerados por algunos como un culto de asesinos religiosos, los supersticiosos Thugs encontraron sus objetivos siguiendo fenómenos naturales que creían que eran presagios. Acabaron con sus objetivos de varias maneras, incluyendo estrangularlos con pañuelos. Los sacrificios estaban destinados a honrar a Kali, la diosa de la creación, la preservación y la destrucción.

Los matones se disfrazaban de viajeros, comerciantes o soldados para ganarse la confianza de sus objetivos. A pesar de sus sangrientas actividades, el culto tenía un estricto código de ética. se les prohibía sacrificar «faquires, músicos, bailarines, barrenderos, vendedores de petróleo, carpinteros, herreros, mutilados, leprosos, aguadores del Ganges y mujeres». Sin embargo, a veces mataban a las mujeres si era necesario para mantener el secreto del culto.

Yo Soy, El DoQmentalista y esto fue: La Historia De Los Sacrificios Humanos

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑