Las siete trompetas Del Apocalipsis.

Las siete trompetas se describen en Apocalipsis 8:6-9:19 y 11:15-19. Las siete trompetas son el «contenido» del juicio del séptimo sello, ya que el séptimo sello convoca a los ángeles que tocan las trompetas (Apocalipsis 8:1-5). Los juicios anunciados por las siete trompetas tendrán lugar durante el período de tribulación en los tiempos finales.

La primera trompeta. Cuando el primer ángel toca su trompeta, el mundo experimenta «granizo y fuego mezclado con sangre» (Apocalipsis 8:7). Un tercio de los árboles del mundo se queman en esta plaga, y toda la hierba se consume. Este juicio tiene algunas similitudes con la séptima plaga de Egipto (ver Éxodo 9:23-24).

La segunda trompeta. En el cielo, un segundo ángel toca una trompeta. El resultado es que «algo parecido a una enorme montaña, todo en llamas, fue arrojado al mar» (Apocalipsis 8:8). Un tercio del mar se convierte en sangre, un tercio de los barcos se hunde, y un tercio de la vida del océano muere (versículo 9). Este juicio es similar en algunos aspectos a la primera plaga de Egipto (ver Éxodo 7:20-21).

La tercera trompeta. El juicio de la tercera trompeta es como el de la segunda, excepto que afecta a los lagos y ríos de agua dulce del mundo en lugar de los océanos. Específicamente, «una gran estrella, ardiente como una antorcha» cae del cielo y envenena un tercio del suministro de agua (Apocalipsis 8:10). A esta estrella se le da el nombre de Ajenjo, y mucha gente muere (versículo 11). En botánica, el ajenjo (Artemisia absinthium) es una planta parecida a un arbusto que se destaca por su extrema amargura y sus propiedades venenosas.

La cuarta trompeta. La cuarta de las siete trompetas provoca cambios en los cielos. «Un tercio del sol fue golpeado, un tercio de la luna y un tercio de las estrellas, de modo que un tercio de ellas se oscureció. La tercera parte del día estaba sin luz, y también la tercera parte de la noche» (Apocalipsis 8:12).

Después del juicio de la cuarta trompeta, Juan nota una advertencia especial que viene de un águila volando por el aire. Esta águila grita con una voz fuerte, diciendo, «¡Ay! Ay! Ay de los habitantes de la tierra, por las trompetas que están a punto de ser tocadas por los otros tres ángeles» (Apocalipsis 8:13). Por esta razón, la quinta, sexta y séptima trompetas son conocidas como los «tres males».

La quinta trompeta. La quinta trompeta (y el primer ay) resulta en una aterradora plaga de «langostas demoníacas» que atacan y torturan a los no salvos durante cinco meses (Apocalipsis 9:1-11). La plaga comienza con una «estrella» que cae del cielo. Esta estrella es muy probablemente un ángel caído, ya que se le da «la llave del pozo del Abismo» (verso 1). Abre el Abismo, liberando una horda de «langostas» con «poder como el de los escorpiones» (versículo 3). Las langostas no tocan la vegetación de la tierra, sino que se dirigen directamente a «los que no tenían el sello de Dios en la frente» (versículo 4). Durante cinco meses, estas langostas atormentan a las personas, cuya agonía es tan grande que querrán morir, «pero la muerte se les escapará» (versículo 7). A las langostas no se les permite matar a nadie, sólo torturarlas.

Estas demoníacas «langostas» tienen un «rey», que es el ángel del Abismo (Apocalipsis 9:11). En hebreo su nombre es Abadón, y en griego es Apollyon, que significa «Destructor». Las langostas en sí son descritas en términos inusuales: parecen «caballos preparados para la batalla» (versículo 6). Llevan algo así como «coronas de oro» y sus caras son vagamente humanas (versículo 7). Tienen pelo «como el de las mujeres» y dientes «como los de los leones» (versículo 8). Tienen algo así como corazas de hierro, y sus alas suenan como «el estruendo de muchos caballos y carros que se precipitan a la batalla» (versículo 9). Como los escorpiones, tienen aguijones en sus colas (versículo 10). Esta descripción ha dado lugar a muchas interpretaciones diferentes: ¿es una visión de helicópteros, de guerreros bárbaros, de un ejército con poderes satánicos, o de criaturas reales del pozo del infierno? No lo sabremos con seguridad hasta que suceda.

La sexta trompeta. La sexta trompeta (y la segunda aflicción) implica el ataque de otra horda demoníaca (Apocalipsis 9:12-21). Una vez que la sexta trompeta suena, una voz del altar de Dios pide la liberación de «los cuatro ángeles que están atados en el gran río Éufrates» (versículo 14). Estos cuatro ángeles habían sido mantenidos en cautiverio sólo para este propósito: causar destrucción durante la tribulación (versículo 15). Estos cuatro ángeles malvados dirigen una caballería sobrenatural de miles y miles de personas para matar a un tercio de la humanidad (versículo 16). Los jinetes tienen corazas de «rojo fuego, azul oscuro y amarillo» (versículo 17). Sus caballos tienen «cabezas de leones, y de sus bocas salía fuego, humo y azufre», y «sus colas eran como serpientes» (versículos 18-19). Matan con sus bocas y con sus colas.

A pesar de la severidad y el horror de estas plagas, los sobrevivientes en la tierra todavía se niegan a arrepentirse. Continúan con su idolatría, sus asesinatos, su brujería, su inmoralidad sexual y sus robos (Apocalipsis 9:20-21).

Después del juicio de la sexta trompeta hay un interludio literario. Juan ve a un ángel descender del cielo con un pequeño pergamino en su mano. Se le promete que «el séptimo ángel está a punto de tocar la trompeta» (Apocalipsis 10:7), y se le dice a Juan que debe profetizar un poco más (versículo 11). A continuación viene una descripción de los dos testigos que predicarán en Jerusalén y harán milagros antes de ser asesinados. Dios los resucitará y los llevará al cielo (Apocalipsis 11:1-13).

La séptima trompeta. La séptima trompeta (y el tercer ay) suena, e inmediatamente hay fuertes voces en el cielo diciendo:

«El reino del mundo se ha convertido

el reino de nuestro Señor y de su Mesías,

y reinará por los siglos de los siglos» (Apocalipsis 11:15).

Los veinticuatro ancianos dicen: «Ha llegado el momento de… destruir a los que destruyen la tierra» (versículo 17). Obviamente, Dios está a punto de terminar con las cosas de una vez por todas. Al sonar la séptima trompeta, el templo de Dios se abre en el cielo, y «dentro de su templo se veía el arca de su pacto». Y vinieron relámpagos, truenos, truenos, terremotos y granizadas» (verso 19).

Así terminan los siete juicios de trompeta. Todo está listo para los siete ángeles con las siete copas de la ira de Dios. Estos ángeles están de pie dentro del templo ahora abierto, listos para dar un paso adelante y traer los juicios finales a la tierra (Apocalipsis 15).

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑