Vajra , El arma de los dioses.

El Día de hoy analizaremos uno de los objetos ritualisticos más importantes del budismo.  Se trata de un objeto que se define como algo duro y poderoso, como un diamante.  Simboliza un estado impenetrable, inamovible e indestructible de conocimiento e iluminación.

Nuestro conocimiento de esta clase de, arma, se remonta a la profunda antigüedad.  Los textos indican que no siempre ha sido un símbolo de paz y tranquilidad, sino algo muy diferente.  Aparece por primera vez en la antigua India donde fue el arma principal del dios del cielo védico Indra, el rey de los Devas.  Según los puranas hindúes, los malvados Asuras, Namuchi y Vritra eliminaron toda la luz y la humedad de la tierra. y entonces la tierra se volvió inhóspita para los seres vivos. Indra luchó contra los dioses demoníacos sin éxito y como último recurso utilizó un arma legendaria.

Yo Soy, El DoQmentalista y esto es: Vajra , El arma de los dioses

Los Vajra  de los sumerios

Un arma de tipo Vajra  también aparece en la cosmología sumeria.  Su uso está registrado en la Epopeya Babilónica de la Creación, la Enuma Elish.  Una batalla entre el dios del cielo Marduk (Bel) y la serpiente Tiamat se detalla en la cuarta tabla de este antiguo documento.  El malvado y poderoso Tiamat, según el Enuma Elish, estaba ideando planes traicioneros contra Ea y los otros dioses reinantes.  Los dioses temían invocar su malvada ira y buscar una solución.  Ea intentó enfrentarse a Tiamat, pero en lugar de luchar, se echó atrás.  Marduk, su hijo, dio un paso al frente y se ofreció como voluntario para luchar contra la enfurecida serpiente, con una condición… si tenía éxito, tendría el dominio sobre todo el universo.

Los dioses accedieron y le proporcionaron a Marduk poderosas armas, incluyendo un arco, una maza y una red para usar en su batalla contra Tiamat.  Las imágenes de esta escena épica muestran a Marduk sosteniendo un cetro de tres puntas en su mano.

 

Un arma de los dioses

Vishnu le informó de que sólo un arma que no fuera ni sólida ni líquida podría matar a Namuchi y Vritra.  Vishnu hizo que el divino carpintero Tvashta le diera a Indra un arma maravillosa que pudiera usar para vencer a los terribles Asuras.  Esta nueva arma, la Vajra , emitía rayos.  Con ella, Indra aniquiló a Namuchi y a Vritra y devolvió la tan necesaria luz y humedad a la tierra.

El Rigveda describe este conflicto de la siguiente manera.

Ahora describo las gloriosas acciones de Indra, que tiene a Vajra .

Mató a la serpiente e hizo que las aguas fluyeran. Rompió los corazones de las montañas.

Mató a la serpiente, que se refugiaba en la montaña. Tvashta hizo a los Vajra  para él. Como las vacas haciendo sonidos, las aguas fluyeron hasta el mar.

La poderosa Indra eligió Soma, y bebió de tres contenedores. La generosa Indra sostuvo a Vajra  en su mano, y mató a los primeros nacidos entre las serpientes.

– Rigveda 1.32

De arma destructiva a cetro pacífico

Las imágenes tradicionales del Vajra  lo describen como un eje de metal con tres, cinco o nueve puntas que emanan de las flores de loto en cada extremo.  Originalmente, según el antiguo texto indio el Rigveda, cuando Indra usaba su Vajra  tenía las puntas abiertas.  La leyenda budista sugiere que Shakyamuni, el propio Buda, tomó el Vajra  de Indra y forzó sus puntas cerradas, transformándolo así de un arma destructiva en un cetro pacífico.

Trascendiendo el tiempo y el lugar.

El símbolo del trueno o un rayo como herramienta de destrucción, por ejemplo, aparece en muchas civilizaciones antiguas. La mitología nórdica asocia el rayo con un dios del cielo, el dios del trueno, que lo utiliza como arma.

En el mundo occidental, el rayo se asocia más fácilmente con el dios griego del cielo Zeus.  Con él, derrotó a los Titanes y tomó el control del panteón griego. El mito nos dice que Zeus liberó a los cíclopes, los maestros constructores, que estaban prisioneros en las profundidades del inframundo, el Tártaro.  En gratitud por su liberación, le dieron un arma maravillosa, el rayo.  En otra historia, Zeus usó su formidable arma para combatir a las criaturas más grandes y temibles de toda la mitología griega, la serpiente de cien cabezas Tifón.

La Vajra  en la mitología nórdica

El Rigveda también ofrece una descripción alternativa del Vajra .  Algunos textos lo representan como un palo de metal dentado con miles de púas.  Encontramos esta forma de los Vajra s en muchas otras culturas.  Las historias más conocidas que retratan a los Vajra  en su forma de garrote provienen de la cosmología nórdica.  Están asociadas con el dios Thor.  Su poderoso martillo Mjölnir era el arma más temible de la mitología nórdica.

El Vajra  eslavo

En la mitología eslava, aprendemos de la malvada serpiente Veles que ascendió del inframundo y robó algo de valor del dios del cielo Perun.  Perun, usando rayos, derrotaba anualmente a Veles en su reino subterráneo. Su hacha mortal, como el poderoso martillo de Thor, se usaba para someter al mal y vencer a la inicua serpiente Veles.  También regresaría a su mano después de ser lanzada.

El Vajra  De La mitología Irlandesa

En la mitología irlandesa, el arma mágica del héroe del Ulster Cúchulainn es el Gae Bolga o la lanza del rayo.  Cúchulainn luchó y mató a su amigo de la infancia y hermano adoptivo, Ferdia, con esta arma mágica. El Gae Bolga se describe como un dardo o lanza, que se separa en múltiples púas al entrar en el cuerpo, causando heridas fatales.  Era casi imposible retirarse una vez que había empalado el cuerpo. El Libro Irlandés de Leinster describe los efectos devastadores del Gae Bolga como tal:

Entró en el cuerpo de un hombre con una sola herida, como una jabalina, y luego se abrió en treinta púas. Sólo cortando la carne se podía sacar del cuerpo de ese hombre.» – Libro de Leinster

El Vajra  chino

En China, la leyenda de Hua-hu, Tiao, Devora a Yang Chien, describe una espiga mágica que suena notablemente similar a la Vajra  de Indra.

Los Chin-kang, privados de sus armas mágicas, comenzaron a desanimarse. Fue entonces que, para completar su desconcierto, Huang T’ien llevó al ataque un arma mágica inigualable. Se trataba de un pincho de 7 1/2 pulgadas de largo, encerrado en una vaina de seda, y llamado «perforador de corazones».

Proyectaba un rayo de luz tan fuerte que los ojos quedaban cegados por él. Huang T’ien, fuertemente presionado por Mo-li Ch’ing, sacó la misteriosa espiga y la lanzó a su adversario. Entró en su cuello, y con un profundo gemido el gigante cayó muerto.

Los Vajra  en las culturas Americanas

En el nuevo mundo nos encontramos con un arma similar a un rayo mortal usada por los dioses del cielo.   En la cultura azteca existe el dios Huitzilopochtli.  Huitzilopochtli, con su arma Xiuhcoatl, «la serpiente de fuego», mató a su hermana Coyolxauhqui poco después de su nacimiento.

La deidad maya de la lluvia Chaac y el posterior Tláloc azteca están representados llevando su hacha de rayos.  A veces son representados sosteniendo serpientes, que representan relámpagos, que arrojaban desde las cimas de las montañas donde se retiraban.

En Perú, encontramos al dios Illapa, que es descrito como un hombre que lleva un garrote en su mano izquierda y una honda en la derecha.

 

La piedra del trueno

Una variación del motivo del rayo es el concepto de la piedra de trueno. Se cree que las piedras de trueno caen del cielo cuando los dioses están luchando entre sí. Esta idea está muy extendida en toda África.  Los yoruba del suroeste de Níger, por ejemplo, creen que el hacha que lleva el dios de la tormenta Shange crea truenos y relámpagos y lanza «piedras de trueno» a la tierra.  Los ancianos de esta cultura buscaban estas piedras mágicas en cualquier lugar donde cayera un rayo.

El arma que produce el trueno, el Vajra , es sólo un ejemplo del enorme número de cosas en común que se encuentran en el mito, la leyenda, la cultura y la iconografía de todo el mundo.  Existen similitudes en toda la cosmología griega, sumeria, nórdica, azteca, australiana y americana.  Estos paralelismos incluyen a los dioses, sus vidas y sus increíbles armas.  También incluyen las leyes y costumbres que gobiernan nuestras vidas.

Simbologia

Las armas, como las Vajra s, no nacieron de la imaginación del hombre.  No nacieron como parte de la evolución de una cultura.  Eran reales.  Eran tangibles.  Alguien en algún lugar de nuestro pasado remoto lo vio y lo documentó.  Sólo a través de un encuentro real con un arma maravillosa que emitió un trueno, se pudo hacer un retrato claro y específico de ella.

De la misma manera, si las herramientas como los Vajra s son genuinas, entonces estamos obligados a aceptar que los dioses u hombres, que empuñaban estas armas eran también individuos reales. Este nuevo conocimiento abriría la puerta a una nueva y revolucionaria comprensión de quiénes somos.

Yo Soy, El DoQmentalista y esto fue: Vajra , El arma de los dioses.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑