El Arcángel Gabriel, El Mensajero Divino

El Mensajero Divino: el que anunció el nacimiento de Jesucristo y de Juan El Bautista, el que fue enviado por Dios para explicarle al profeta Daniel el significado de sus visiones y el que dictó el Corán a Mahoma. Su nombre (“Gebher” en el original hebreo) ha sido interpretado de formas variadas pero semejantes en sentido: “Fortaleza de Dios”, “Dios es mi fuerza”, “Hombre de Dios”, “Héroe de Dios”; o, en el caso de su nombre islámico “Djibril”, como “El Espíritu Fiel”. Varios son también los títulos que se le han dado para expresar sus funciones y los atributos que forman su esencia: Ángel de la Anunciación, Ángel de la Revelación, Ángel de la Verdad, Ángel de la Pureza, Ángel de la Encarnación, Ángel de la Resurrección, Ángel del Gozo, Portador de Buenas Nuevas, Ángel del Consuelo, Ángel de la Misericordia

En la tradición judía existe la creencia de que Gabriel se sienta a la izquierda de Dios y es gobernador del Edén; dentro de la angeología actual, hay quienes sostienen que es jefe de los Ángeles de la Guarda y, ya en un marco de consenso general, que es también él quien dirige a los Ángeles de la Pureza, papel éste originado en la asociación que se ha hecho de él con la Virgen María.

Muchos expertos en el tema de los ángeles han planteado que, en virtud de su rol de Mensajero Divino, Gabriel es el arcángel más cercano a la Humanidad, por lo cual se le ha llamado “Embajador Jefe ante la Humanidad”. Ligado igualmente a su papel de comunicador, se ha planteado que Gabriel es el responsable de cierto tipo de gestión en las relaciones humanos/ángeles, humanos/Naturaleza y humanos/humanos.

Remaining time: x secondsALGUNAS APARICIONES IMPORTANTES

Según cierta historia, en 1862 dentro de Nueva Zelanda, el arcángel Gabriel visitó al profeta maorí Te Ua Haumene y le otorgó la fuerza necesaria para librarse de las cuerdas que lo sujetaban (lo habían atado). Según contó el profeta tiempo después de ser salvado, Gabriel, Miguel y “una innumerable hueste de espíritus ministradores” habían aparecido aquel día para rescatarlo.

Pero más llamativa aún resulta la aparición del arcángel Gabriel que William Blake, pintor y poeta del Romanticismo, anotó en su diario. Según cuenta, se le había encargado pintar un ángel y, en medio de las dificultades que estaba teniendo, Blake se preguntó: “¿Quién puede dibujar un ángel?”.

Fue entonces que una voz le respondió: “Miguel Ángel podía”. Asombrado, Blake miró a su alrededor pero no había absolutamente nadie. “¿Cómo lo sabes?” preguntó Blake tras recuperar la compostura. Respondió entonces aquella extraña voz: “Lo sé porque me senté para él. Yo soy el arcángel Gabriel”.

Blake no daba crédito a lo que oía, era una respuesta demasiado desconcertante; no obstante y siendo como era un hombre de aguda inteligencia, el pintor rápidamente intuyó la posibilidad de que un espíritu maligno o burlón se estuviese haciendo pasar por el arcángel. Escéptico, Blake pidió a la voz que diese alguna muestra de que en efecto era un ser divino. “¿Puede un espíritu maligno hacer esto?”, contestó la voz a la par que, de la nada, aparecieron dos grandes alas de hermosa luz…eran las alas de una presencia angelical.

Cuenta Blake que luego la figura angelical empezó a crecer y siguió creciendo hasta que el techo del estudio se abrió (sin que le pasara nada a Blake) y entonces el lumínico ser llegó hasta el cielo.

En la tradición judía, se dice que Gabriel está a cargo del tesoro celestial. En el Libro de Enoc, este arcángel es presentado como uno de los cuatro espíritus que están a los cuatro lados del trono de Dios, estando Miguel a la derecha y Gabriel a la izquierda de Dios, quien está en el centro. Otra cosa que ilustra su importancia es que, de entre los tres ángeles que se le aparecieron a Abraham, Gabriel era presentado como el segundo más importante, ya que Miguel estaba en el centro, Rafael a la izquierda de Miguel y él a su derecha.

Para la tradición judía, el arcángel Gabriel es un gran políglota ya que fue él quien, en una sola noche, le enseñó a José las setenta lenguas que supuestamente se hablaban en la Torre de Babel, logrando así que José, de ser un simple esclavo, pasara a ser enormemente importante ante los ojos del Faraón.

Se cree que Gabriel fue uno de los seres que mostró a José el camino, y que fue él quien previno a la Reina Vashti para que no apareciera desnuda frente al Rey Ahasverus y sus invitados.

Dicen que, junto a otros ángeles, Gabriel ayudó en el entierro de Moisés.

Algunas fuentes de la tradición judía plantean que será Gabriel quien toque el cuerno para despertar a los muertos durante el Día del Juicio. En el Talmud se dice que fue Gabriel quien destruyó a las huestes de Sennacherib, armado “con una hoz filuda, la que ha estado lista desde la creación.” Dentro de esa vinculación entre Gabriel y la muerte, está también el hecho de que Gabriel sea para el judaísmo el ángel de la muerte sobre los reyes y el ángel que llevó la destrucción a Sodoma y Gomorra

Mas no todo lo que se cuenta sobre el son méritos; pues, en Yoma 79a del Talmud, se revela que Gabriel una vez fue castigado “por no obedecer una orden exactamente como le fue dada”. Debido a eso, por 21 días Gabriel fue reemplazado por Dobiel, un ángel guardián del Imperio Persa.

La Cábala pone a Gabriel como el ángel del amanecer, como el ángel que, durante el final de la madrugada, recibe una “chispa” de fuego divino, chispa que Gabriel difunde cuando los gallos cantan, los devotos se levantan a estudiar la Torá, y el poder de los demonios se derrumba pues, según la Cábala, estos solo tienen poder hasta que “el gallo canta”, lo cual se debe a que Dios, “los justos” y los seres de luz, desde la medianoche hasta el canto del gallo, se repliegan en el Paraíso a celebrar, dejando el mundo libre a las fuerzas de la Oscuridad.

En el Evangelio de Mateo, se nos cuenta como Gabriel se le apareció a José el carpintero en sueños, primero para decirle que no tema en recibir a María por esposa, después para advertirle de que debía huir a Egipto por la matanza de bebés que Herodes iniciaría. Nunca se menciona explícitamente el nombre “Gabriel”; pero, tal y como se ha hecho, es lógico suponer que pudo tratarse de Gabriel y que se puede asumir que fue Gabriel ese ángel, esto debido a que fue Gabriel quien fue designado para anunciar a María el nacimiento de Cristo, por lo cual no sería nada extraño que, siendo el Ángel Mensajero, haya sido encargado en su totalidad para el asunto de la venida de Cristo.

Gabriel, es uno de los tres arcángeles que la Iglesia Católica admite de manera oficial debido a que se encuentra en la Biblia: en el Evangelio de Lucas y en el Evangelio de Mateo, además de en el Libro de Daniel. Se lo ve como El Arcángel Mensajero y como un arcángel ligado al misterio de la Anunciación, la Pureza y la Resurrección. Oficialmente, se le ha proclamado “patrono de los comunicadores” debido a su papel de mensajero celestial.

Semejantes son los casos de la Iglesia Ortodoxa y de la mayoría de iglesias protestantes, siendo Gabriel reconocido por ambas partes.

En el Islam se cree que Gabriel (“Yibril”) reveló el Corán al profeta Mahoma y que fue designado para llevar a los profetas los mensajes de sus obligaciones.

Su importancia es tan elevada que, además de ser “El Espíritu de la Verdad”[6], es el jefe de los cuatro ángeles favoritos de Alá. Tan grande es el respeto que se le tributa que, cuando una persona menciona su nombre, debe decir “la paz sea con él”, tal y como se hace cuando se menciona el nombre de Mahoma o de otro gran profeta.

Al igual que los cristianos, también los musulmanes creen que Gabriel anunció el nacimiento de Juan el Bautista y de Jesucristo (a quien ven como un santo profeta). Sumado a eso, dicen que Gabriel fue uno de los tres ángeles que anunciaron a Abraham el nacimiento de Isaac, como también que

Creen también que el arcángel Gabriel fue uno de los tres ángeles que le anunciaron a Abraham el nacimiento de Isaac.

Algo relevante para la Angeología está en la visión de Mahoma sobre el “verdadero” aspecto de Gabriel, y en la visión que el Sufi Ruzbehan Bagli tuvo sobre un Gabriel con aspecto femenino. Mas antes de presentarlas hay que aclarar lo siguiente: 1) El Islam mismo aclara que Gabriel, como todo ángel, no tenía forma definida pues se le había aparecido a Mahoma en forma de distintas personas, 2) la forma “verdadera” de Gabriel no es una forma material; en otras palabras, no es que Dios haya creado a Gabriel con el aspecto con que se le apareció en esa visión a Mahoma, es simplemente que esa “forma verdadera” fue elegida por el arcángel como el aspecto que mejor simboliza la esencia espiritual con que Dios lo trajo a existir, 3) no hay que preocuparse de que Gabriel se muestre como mujer al Sufi Ruzbehan Bagli, ya que la Angeología plantea que los ángeles son espíritus andróginos sin sexo, espíritus que compendian atributos tanto del alma femenina como de la masculina, aunque ciertamente esto no deja de ser cuestionable pues otras teorías dicen que sí existe el género en los ángeles y los espíritus, no como el sexo biológico sino como predominancia de atributos psicológico-espirituales masculinos o femeninos, según sea el caso.

Concretamente, en la visión de Mahoma el arcángel apareció como un ser de luz dotado con 600 alas que llenaban el firmamento y se batían en él. Y en el caso del Sufi Ruzbehan Babli, él nos cuenta lo siguiente: ‹‹En la primera hilera vi a Gabriel, como una doncella, como la luna en medio de las estrellas. Su cabello era como el de una mujer, porque caía en largas trenzas. Llevaba un traje rojo intercalado con verde… Él es el más bello de los ángeles… su cara es como una rosa roja››

Su función es la de ser el Arcángel Mensajero, el gran comunicador de El Altísimo, de allí que en la tradición esotérica se halla dicho que él dirige ciertos aspectos de las comunicaciones entre el hombre y los ángeles.

El arcángel Gabriel está asociado a las virtudes de la pureza, la ascensión, y la resurrección.

Sus cualidades, además de aquellas derivadas de las virtudes espirituales que representa y ministra, son la disciplina, la alegría, la realización, entre otras.

El puede otorgar los siguientes dones: creatividad, desarrollo artístico, pureza, ascensión espiritual, autodisciplina, austeridad, ascetismo, felicidad, alegría, clarividencia e interpretación de sueños y profecías (pero estas cosas no las da a cualquiera que le rece), visión del plan que Dios tiene para uno y del propósito de la vida individual (la vida de tal o cual, no la vida en general), liberación de hábitos negativos y vicios, etc.

Es a él que se debe acudir cuando se es esclavo del sexo, la comida, los casinos, el dinero o alguna otra cosa mundana, o bien cuando sentimos que nuestra vida no tiene propósito y sentido y nos sentimos desalentados, apáticos y amargados, pudiendo así Gabriel ayudarnos a ver el sentido de nuestra vida y a encontrar la motivación y la alegría para levantarnos y vivir en pro de la realización de ese sentido. Pero también él puede ayudarnos a escuchar más nuestra intuición y nuestra voz interior; e incluso, si tenemos buenas acciones en la lista o hacemos méritos en caso de no tenerlos, Gabriel puede ayudarnos a desarrollar los poderes de la clarividencia.

Por haber anunciado el nacimiento de Cristo, casi siempre se le representa con ropas de mensajero.

El blanco de su atuendo simboliza la pureza y la transparencia de espíritu, al igual que el lirio o los lirios que lleva en sus manos o en su mano derecha, cosa ésta última que representa la virginidad, la inocencia y la pureza, cualidades todas ellas propias de María, a la cual está asociado el arcángel Gabriel.

A veces se lo ha puesto con un pergamino y/o una pluma en la(s) mano(s), lo cual representa su papel de arcángel que inspira a los creadores (escritores, artistas, cantantes, etc) y comunicadores, dándoles también claridad de expresión e intuiciones brillantes.

En las pocas ocasiones en que se le pone con una trompeta, se quiere aludir al papel que la tradición judía le da como ángel que toca la trompeta que, en el Día del Juicio, anuncia la aniquilación-purificación.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑