ANTES DE EVA, las primeras mujeres de la creación

Según la biblia y algunos textos antiguos, Eva fue Creada de la Costilla de Adán, no obstante y a pesar de lo que la biblia nos habla, existen ciertas contradicciones que nos hacen pensar en que quizás las cosas no son como las cuentan. antes de eva hubieron otras mujeres, entonces ¿qué hay de estás otras mujeres? ¿De dónde vinieron? ¿fueron estas las primeras mujeres de la creación?

Para intentar resolver éste misterio he recabo alguna información que podría resultar útil sí te interesa él tema, Yo Soy, El DoQmentalista y esto es: ANTES DE EVA, las primeras mujeres de la creación

En la Biblia, Génesis 2:7 es el primer versículo que nos habla del primer hombre. Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.. El hombre fue entonces colocado en el Edén donde se le dieron ciertas tareas, que básicamente fueron cuidar el jardín y los animales que había ahi. En el jardín había un árbol que contenía el conocimiento del bien y del mal. Dios le prohibió al hombre comer el fruto de este árbol.

Más tarde, Adán se encontró con que ninguno de los animales era un compañero adecuado para él, entonces fue así como Dios creó a una mujer de la costilla del hombre.

Génesis 2:21 dice: Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Aquí es importante resaltar que, el capítulo termina estableciendo un estado de inocencia primigenia, señalando que el hombre y la mujer estaban «desnudos y no avergonzados», sentando así las bases para la narración posterior en la que la sabiduría se obtiene por desobediencia iniciada por la mujer.

Aunque hay tantas historias e interpretaciones que rodean a la primera mujer, la historia de Adán o Eva no es de ninguna manera universal. Según los iroqueses, hurones y navajos, el primer ser humano fue, de hecho, una mujer. Esta interpretación de los orígenes de la raza humana concuerda razonablemente bien con los hechos relativos a Eva mitocondrial, quien, según la mitología popular actual, es la madre de todos nosotros. Sin embargo, el papel de la mujer en muchas leyendas es el más intrigante, ya que, a pesar de su variedad en el método en el que fueron creadas y en sus circunstancias, las primeras mujeres comparten muchas características similares a través de las culturas: por ejemplo, son hermosas, cambian radicalmente el curso del mundo a través de su mera existencia, y nos proporcionan vislumbres de personalidades que las mujeres de todo el mundo siguen heredando hasta el día de hoy.

Lilith, Pandora y Shatarupa: Mujeres que confundieron a hombres y dioses

Durante 4.000 años Lilith ha figurado en la imaginación de escritores, artistas y poetas. Sus orígenes se remontan a la demonología babilónica, donde se usaban amuletos y encantamientos para contrarrestar sus siniestros poderes – Lillith fue descrita como un espíritu alado que se alimentaba de mujeres embarazadas y sus bebés, un ser de aspecto femenino que robaba las secreciones de los hombres por las noches mientras estos dormían y tenían sueños eróticos.

Esta representación de Lilith continuó hasta el siglo VII d.C. Sin embargo, en la Edad Media, con la introducción del alfabeto de Ben Sira, la antigua hembra-demonio babilónico adquirió nuevas características. El quinto capítulo incluye una Lilith con un nuevo giro – como la primera esposa de Adán, antes que Eva, que dejó el Edén porque se negó a ser tratada como la inferior de Adán.

La narración del alfabeto sobre Lilith está enmarcada dentro del relato del rey Nabucodonosor de Babilonia. En su esfuerzo por curar al hijo pequeño del rey, un cortesano llamado Ben Sira invocó el nombre de Dios e inscribió un amuleto con los nombres de tres ángeles sanadores. Luego contó una historia de cómo estos ángeles viajan alrededor del mundo para someter a los espíritus malignos, como Lilith, que causan enfermedad y muerte.

Ben Sira citó el pasaje bíblico que indica que, después de crear a Adán, Dios se dio cuenta de que no era bueno para el hombre estar solo. En las adiciones de Ben Sira a la historia, Dios entonces formó una mujer llamada Lilith. Pronto la pareja humana comenzó a pelearse cuando Lilith se negó a acostarse debajo de Adán, pero insistió en que el fondo era su lugar legítimo y que ella debía realizar sumisamente sus deberes de esposa. Lilith no aceptó esto y dijo que eran iguales ya que ambos fueron creados de la tierra, a diferencia de Eva, que ella fue creada a partir de una costilla de Adán.

En la mitología griega antigua, la historia de la primera mujer aparece por primera vez en la Teogonía de Hesíodo (siglos VIII al VII a.C.). Después de que los humanos, todos hombres, recibieran el regalo de fuego robado de Prometeo («premeditación»), un Zeus enfadado decidió dar a la humanidad un «regalo» castigador para compensar la bendición que habían recibido. Zeus ordenó a Hefesto que moldeara a la primera mujer, un «mal hermoso» cuyos descendientes continuarían atormentando a la raza humana «porque de ella es la raza de las mujeres y de la clase femenina: de ella es la raza y tribu mortal de las mujeres que viven entre los hombres mortales a su gran problema». Cuando la primera mujer apareció ante los dioses y los mortales, la miraron con asombro. Sin embargo, según Hesíodo, la mujer era «pura astucia, no para ser resistida por los hombres».

La versión más famosa de esta leyenda proviene de otro de los poemas de Hesíodo, Obras y Días, en el que Hesíodo amplía su origen y amplía el alcance de la miseria que infligió a la humanidad. En esta versión, más dioses contribuyen a la realización de la primera mujer. Atenea la vistió y le enseñó a tejer; Afrodita «derramó gracia sobre su cabeza y cruel anhelo y cuidados que cansan los miembros»; Hermes le dio «una mente vergonzosa y naturaleza engañosa» así como el poder del habla, poniendo en ella «mentiras y palabras astutas». Los Charitas la adornaban con galas y los Horas la adornaban con una corona de guirnaldas. A la mujer se le dio el nombre de Pandora («toda dotada») porque todos los olímpicos le dieron un regalo.

Pandora trajo consigo un frasco (debido a la corrupción textual en el siglo XVI, este frasco llegó a llamarse caja). El frasco contenía el trabajo, la enfermedad y las miserias que traen la muerte a los hombres. Prometeo había advertido a su hermano Epimeteo («pensamiento tardío») que no aceptara ningún regalo de Zeus. Sin embargo, Epimeteo, que rápidamente se enamoró de Pandora, no la escuchó y la aceptó. Pandora más tarde abrió y esparció el contenido de su frasco, liberando todo el mal y las miserias al mundo, sólo dejando esperanza en su interior. La apertura de la tinaja sirve como el comienzo de la Edad de Plata, en la que la humanidad está sujeta al ciclo de muerte y renacimiento.

La mitología hindú cree que cuando Brahma estaba creando el universo, dio forma a un hombre y a una mujer. El hombre se llamaba Swayambhu Manu («hombre auto-manifestado») y la mujer se llamaba Shatarupa («ella de cien hermosas formas»). Sin embargo, después de que Brahma creó Shatarupa y la vio por primera vez, se enamoró de ella inmediatamente y la persiguió dondequiera que fuera. Esto hizo que Shatarupa se sintiese incómoda, y se movió en varias direcciones para evitar la mirada de Brahma. Sin embargo, dondequiera que fuera, Brahma desarrolló otra cabeza hasta que tuvo cuatro-uno para cada dirección de la brújula.

Shatarupa saltó desesperadamente sobre él para mantenerse fuera de su mirada durante un breve momento. En esto, una quinta cabeza apareció sobre las otras cabezas de Brahma. Shiva vio esto y simpatizó con Shatarupa. Shiva entonces se fusionó con su esposa Parvati y formó el Ardhanarishvara («dios mitad hombre y mitad mujer»). En esta forma, Shiva enseñó a Brahma que los hombres y las mujeres son iguales porque sus almas son exactamente iguales: el alma no tiene un género, sólo material. Los diferentes cuerpos exteriores sólo se deben a diferentes partes del cuerpo.

Yo Soy, El DoQmentalista y esto es: ANTES DE EVA, las primeras mujeres de la creación

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑