La Bruja de los Bell

La Bruja de los Bell es una historia de miedo sobre un poltergeist que plagó a una familia en el siglo XIX en Adams, Tennessee. También es uno de los pocos casos registrados donde alguien fue asesinado por un fantasma. Un día en 1817, John Bell estaba inspeccionando su campo de maíz cuando se encontró con un animal extraño sentado en medio de una fila de maíz.

Sorprendido por la aparición de este animal, que tenía el cuerpo de un perro y la cabeza de un conejo, Bell le disparó varias veces. El animal desapareció y Bell no pensó más en el incidente, al menos no hasta después de la cena. en aquella noche, Bell comenzó a escuchar sonidos de «golpes» en las paredes exteriores de su casa hecha de madera.

Pasaron los días y los misteriosos sonidos continuaban con mayor frecuencia y fuerza cada noche. Bell y sus hijos a menudo salían corriendo para atrapar al culpable, pero siempre regresaban con las manos vacías. En las semanas siguientes, los niños de Bell comenzaron a despertarse asustados, quejándose de que las ratas estaban royendo los postes de sus camas.

Poco después, los niños comenzaron a quejarse de tener sus almohadas tiradas al suelo por una entidad aparentemente invisible. A medida que pasaba el tiempo, Los Bell comenzaron a escuchar voces débiles y susurrantes, demasiado débiles para entenderlas, pero que sonaban como una anciana débil cantando himnos. Los encuentros se intensificaron, y la hija menor de los Bells, Betsy, comenzó a experimentar encuentros brutales con la entidad invisible.

Le tiraba del pelo y la abofeteaba implacablemente, dejando a menudo ronchas y huellas de manos en su cara y cuerpo. La voz de la entidad se fortaleció con el tiempo hasta el punto de ser fuerte e inconfundible. Cantaba himnos, citaba escrituras, llevaba una conversación inteligente, y una vez incluso citaba, palabra por palabra, dos sermones que se predicaban a la misma hora el mismo día, a trece millas de distancia.

Lo peor de esto es que es el primer caso registrado en el que una entidad sobrenatural mató a un humano. John Bell respiró por última vez en la mañana del 20 de diciembre de 1820, después de caer en coma el día anterior. Inmediatamente después de su muerte, la familia encontró un pequeño frasco de líquido no identificado en el armario. John Bell, Jr. le dio un poco al gato, que murió instantáneamente. La entidad se levantó y exclamó alegremente: «Le di una gran dosis de eso anoche, ¡lo que lo arregló!». John, Jr. rápidamente arrojó el frasco a la chimenea, donde estalló en una llama azulada y brillante y disparó por la chimenea.

El caos de la bruja de los bell ha sido el único registrado en su tipo hasta el momento, aunque hay especulaciones por parte de las autoridades y algunos expertos en cuanto a que pudo haber sido un asesinato de parte de su propia familia, sin embargo no hay razones aparentes para que dicho asesinato se llevará a cabo.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑