¿Qué se esconde realmente en el Archivo del Vaticano?

El misterio y la intriga son inherentes a la Santa Sede. La gente siempre se preguntará qué autoridades religiosas están conspirando a puertas cerradas, qué tesoros yacen dentro de las bóvedas del Vaticano. A pesar de las afirmaciones de que el Papa tiene evidencia de extraterrestres y demonios escondidos en sus catacumbas, la verdad de los archivos secretos es mucho más realista. Por eso, también es mucho más interesante. Desde cartas manuscritas de personajes históricos como Mary Queen of Scotts y Abraham Lincoln hasta bulas papales que excomulgan a Martín Lutero, el contenido de los archivos es suficiente para hacer que los ojos de cualquier erudito se abran de par en par. Sin embargo, la naturaleza de alto nivel que hace que los contenidos sean tan fascinantes es también lo que los hace tan estrechamente custodiados. Porque en verdad, no es evidencia de extranjeros que el Vaticano se esté escondiendo del ojo público, sino más bien documentos que pueden mostrar que la Iglesia fue cómplice del terror patrocinado por el estado de Mussolini y, posiblemente, incluso de los pogromos antisemitas de Hitler.

Yo Soy, El Doqmentalista… y esto es: ¿Qué se esconde realmente en el Archivo Secreto del Vaticano?

Archivum Secretum

La verdad detrás de los archivos secretos proviene de una mala traducción del latín. El nombre actual de los archivos vaticanos es Archivum Secretum Apostolicum Vaticanum…’Secretum’ en latín no significa’secreto’ como algunos pueden suponer. Se traduce más exactamente como `personal’ o `privado’. De hecho, los archivos están formados por cartas privadas y registros históricos de papas del pasado de los últimos cuatro siglos. Los archivos fueron establecidos por el Papa Pablo V. El Papa claramente tenía un sentido de la importancia histórica de la correspondencia papal y sabía que tales documentos debían ser preservados. Sin embargo, el siglo XVII fue firmemente de la mentalidad de que la gente común no debe tener conocimiento de las palabras intercambiadas por reyes y papas. Así que los archivos fueron guardados bajo llave.

Acceso a los archivos privados

No fue hasta 1881 que el Papa León XIII permitió a los investigadores ver parte del contenido del archivo. Sin embargo, no era fácil ver los documentos y el procedimiento no ha cambiado mucho en los últimos 200 años. En primer lugar, no se permite el acceso a periodistas, estudiantes e historiadores aficionados. Una vez que la persona interesada ha comprobado que es un becario suficientemente serio, se le otorgan credenciales que deben ser renovadas cada seis meses. Para entrar en los archivos, un «erudito entra por la Porta Sant’Anna, pasa por la Guardia Suiza, camina por el Cortile del Belvedere y presenta credenciales» (O’Loughlin, 2014).

Una vez admitidos, los becarios deberán solicitar los documentos específicos que deseen revisar. Sólo se les permite solicitar tres por día. Por lo tanto, en lugar de poder navegar por el contenido del archivo, deben seleccionar artículos de catálogos en los que los artículos estén escritos a mano en italiano o latín. Estos catálogos son bastante imponentes teniendo en cuenta que los archivos contienen «50 millas[80km] de estanterías y documentos que datan del siglo VIII» (Keyser, 2015). «Si en pocos minutos se dan cuenta de que lo que están buscando no está en las carpetas solicitadas, se ven obligados a hacer las maletas por el día – un desafío para los académicos con una fecha límite o para aquellos que han viajado largas distancias» (O’Loughlin, 2014). Se permite el uso de computadoras, pero no de fotografías, por lo que los becarios pasan la mayor parte de las sesiones en salas de lectura escribiendo notas.

Gemas históricas

Si una persona es lo suficientemente afortunada como para acceder a los Archivos del Vaticano, sería capaz de perseguir joyas históricas como:

El pergamino de 60 metros de largo que contiene las actas de las pruebas de los templarios, que duraron varios años a partir de 1307.

La Inter caetera, la bula papal emitida por el Papa Alejandro VI en 1493 que dividió el mundo entre españoles y portugueses.

Una carta de Miguel Ángel al Papa Julio II

La bula papal de 1521 del Papa León X excomulgando a Martín Lutero

La petición de 1530 que Enrique VIII envió al Papa Clemente VII para solicitar la anulación del matrimonio del rey con Catalina de Aragón, que incluye las firmas y sellos de más de 80 señores y clérigos ingleses (el Papa se negó).

Carta de María, Reina de Escocia, al Papa Sixto V, rogando a la Iglesia que intervenga poco antes de su ejecución

Notas relativas al juicio de 1633 contra Galileo

Una carta a Papa Inocencio X de la Gran Emperatriz Viuda Helena Wang de China

Una carta del Papa Clemente XII al Séptimo Dalai Lama solicitando protección para los misioneros franciscanos en el Tibet.

Cartas de Abraham Lincoln y Jefferson Davis (ambas escritas en 1863, ninguno de ellos católico) en un esfuerzo por hacer que el Papa Pío IX baje a favor de la Unión o la Confederación.

¿El Papa Pío XII en Liga con los nazis?

David Kertzer, historiador de la Universidad de Brown, pudo examinar documentos del reinado del Papa Pío XI (1922 – 1939). Concluyó que el Papa «hizo tratos con Mussolini para proteger los intereses de la Iglesia a cambio de silencio sobre el antisemitismo patrocinado por el Estado, una conclusión en desacuerdo con el relato de la Iglesia» (O’Loughlin, 2014). Los grupos están presionando al Papa Francisco para que ponga a disposición del público todos los contenidos relacionados con el Papa Pío XII (1939 – 1958), a fin de que el mundo pueda conocer con certeza la relación del hombre con los nazis. Algunos dicen que él apoyó a Hitler, ya sea de una manera similar al apoyo de la Iglesia a Mussolini o quizás aún más substancial. Otros dicen que el Papa trabajó contra los nazis y ayudó a ocultar a los judíos y otros blancos de la agresión nazi.

Aún así, admite Kertzer, los Archivos Secretos son atendidos por profesionales, y «hay una apreciación de una seria erudición histórica». (O’Loughlin, 2014)

En 2012, con motivo del 400 aniversario de los archivos, se pusieron a disposición del público 100 documentos en una exposición titulada Lux in Arcana.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑