El mito de Sísifo: Lecciones en el absurdo

El mito de Sísifo: Lecciones en el absurdo

La leyenda de Sísifo comienza con un hombre que, si hemos de creer a Homero, fue uno de los mortales más sabios y prudentes. Sin embargo, caería en desgracia ante los dioses de la antigua Grecia. Fue llevado al reino de los infiernos y fue forzado a soportar uno de los castigos más inútiles e insoportables de la mitología antigua.

Todos los días, cargaba una enorme roca en una montaña, esforzándose y sudando todo el tiempo. Cuando Sísifo llegaba a la cima de la montaña, la roca volvía a rodar inmediatamente por la colina en cuestión de momentos. Sísifo entonces haría su cansada marcha cuesta abajo donde comenzaría esta tarea de nuevo. Se dice que Sísifo se vería obligado a soportarlo todo el tiempo, realizando una tarea inútil y cansada hasta el fin de la existencia.

¿Cómo enfureció Sísifo a los dioses?

¿Qué hizo Sísifo para enfurecer a los dioses? Hay varias cuentas diferentes. La que Albert Camus parece favorecer en su ensayo El mito de Sísifo, involucra a Sísifo poniendo a prueba la devoción y el amor de su esposa a medida que se acerca a la muerte.

Según la historia, Sísifo le pide a su esposa que, tras su muerte, arroje su cuerpo insepulto en la plaza del pueblo. Cuando Sísifo muere, se despierta en el inframundo y se da cuenta de que su esposa ha cumplido con su petición. Sísifo está enojado porque su esposa escogería obediencia estricta a su palabra, en vez de amor dedicado a su memoria y dignidad. Sísifo está profundamente preocupado y (por razones que no entiendo personalmente) le pide a Hades que lo devuelva al mundo de los vivos para que pueda regañar a su esposa.

Parecería que la esposa de Sísifo es verdaderamente el héroe trágico en esta historia, habiendo seguido la petición de su esposo, ella es rápidamente confrontada con un Sísifo recién resucitado que la reprende por sólo hacer lo que él le pidió. No tiene sentido, lo sé, pero quédate conmigo en esto.

Después de que Sísifo regresa al mundo mortal, rápidamente decide que no desea regresar al inframundo. Aprende a amar los árboles, los océanos frescos y la sensación de piedra caliente bajo sus pies. Desea quedarse y traiciona a Hades negándose a regresar. Sólo después de que Hermes captura rápidamente al hombre recién liberado, Sísifo regresa a la tierra de los muertos. Y allí le espera su roca.

En el absurdo

No es difícil ver cómo el autor y filósofo argelino Albert Camus se inspiraría en el mito de Sísifo para su filosofía del absurdo. En El mito de Sísifo, su primer ensayo publicado en 1942, Camus utiliza el mito como piedra angular sobre la que construir su única escuela de pensamiento existencial, conocida como absurdo.

El absurdo enseña que los seres humanos luchan con una búsqueda interna e interminable de propósito y realización en la vida. Esta búsqueda de propósito está en conflicto directo con la aparente falta de propósito del universo. Luchar por encontrar sentido en un universo desprovisto de él está en el corazón de la condición humana, una condición que nos tortura cuanto más luchamos contra ella.

Camus escribe que no está tan interesado en la observación de lo absurdo, sino en las consecuencias de su realización. Explica que podemos ignorar lo absurdo, continuar buscando sentido en vano, o rechazar lo absurdo y rebelarnos contra la inutilidad del universo. En sus propias palabras….

«No hay destino que no pueda ser superado por el desprecio.» Albert Camus (El mito de Sísifo)

A pesar de lo que pueda parecer, y esta es la parte importante, El Mito de Sísifo no es el pensamiento de un loco empeñado en la autodestrucción. Es más bien un manual para la felicidad. Camus nos dice que a medida que el canto rodado vuelve a bajar la colina, Sísifo debe descender lentamente para recuperar la roca y repetir su castigo. Es en este momento cuando reflexiona sobre su castigo, al igual que el ser humano debe tomar conciencia de la situación absurda de la vida. Y sin embargo es en este momento de auto-reflexión que somos más felices.

Aceptando lo absurdo podemos también aceptar el hecho de que la vida no tiene sentido, y es en este momento cuando somos capaces de vivir plenamente.

Nuestras vidas se convierten en una revuelta constante contra el sinsentido del universo y finalmente podemos vivir libremente. De repente el universo se calla, los dioses que podrían querer controlarnos dejan de existir. Nuestras vidas se convierten en nuestras vidas solas, no dictadas por ninguna fuerza externa. Nuestro destino se convierte en un asunto humano que sólo puede ser resuelto entre los hombres.

Lo que Sísifo puede mostrarnos

La leyenda de Sísifo parecería trágica. Un hombre condenado a luchar eternamente, nunca logra nada de valor. El filósofo Albert Camus nos diría que, al igual que Sísifo, nuestras vidas carecen de significado o propósito real. Nuestra lucha por encontrar un propósito que no existe es la raíz de la desesperación humana.

Sólo cuando aceptamos lo absurdo de la vida, sólo cuando nos rebelamos contra el sinsentido del universo, llegamos a ser verdaderamente libres. La vida se vive mejor si no tiene sentido. Nos convertimos en capitanes de nuestras propias naves, autores de nuestra propia historia. Y sólo en los momentos más frágiles e inciertos podemos decir:’Todo está bien’…

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑