La cuerda del elefante.

Mientras un hombre pasaba junto a los elefantes, de repente se detuvo, confundido por el hecho de que estas enormes criaturas estaban siendo sostenidas por una pequeña cuerda atada a su pata delantera. Sin cadenas, sin jaulas. Era obvio que los elefantes podían, en cualquier momento, romper sus lazos, pero por alguna razón, no lo hicieron.

Vio a un entrenador cerca y le preguntó por qué estos animales simplemente se pararon allí y no intentaron escapar. «Bueno,» dijo el entrenador, «cuando son muy jóvenes y mucho más pequeños usamos la misma cuerda del mismo tamaño para atarlos y, a esa edad, es suficiente para sostenerlos. A medida que crecen, están condicionados a creer que no pueden separarse. Creen que la cuerda aún puede sostenerlos, así que nunca intentan liberarse».

El hombre estaba asombrado. Estos animales podían en cualquier momento liberarse de sus ataduras, pero como creían que no podían, estaban atrapados justo donde estaban.

Al igual que los elefantes, ¿Cuántos de nosotros pasamos por la vida aferrándonos a la creencia de que no podemos hacer algo, simplemente porque ya hemos fracasado antes?

El fracaso es parte del aprendizaje; nunca debemos abandonar la lucha en la vida.

Un comentario sobre “La cuerda del elefante.

Agrega el tuyo

  1. Si, así es. Nos acomodamos, nos adaptamos y tomamos la forma del molde que nuestra propia autoestima nos limita a pensar que hasta ahí somos capaces de llegar, muchos necesitamos que nos abran los ojos

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑