¿Por qué los hombres del antiguo Egipto usaban maquillaje?

En el pasado, los egipcios usaban cosméticos para diferentes cosas, ellos podían colocarse éste tipo de pinturas por motivos muy variados, algunas veces sus ojos eran pintados simplemente para socializar, otras veces cuando una persona moría, debía ser maquillada de manera elegante, pero también se usaba para cosas tan simples como, opacar la luz del sol que entraba en los ojos de los trabajadores que laboraban en el sol, también usaban aceites y grasas para el cabello. No obstante, y muy parecido a como lo manejamos hoy en día, la calidad del producto definia el estatus social de las personas. un maquillaje caro y elaborado solo podía ser usado por la clase alta, mientras que los más baratos y comunes, eran usados por la clase baja.

Cerca del Valle Egipcio de los Reyes y las Reinas, en el lado occidental del río Nilo, se encuentran las ruinas de Deir el-Medina. El laberinto de muros de piedra a la altura de la cintura y artefactos destrozados pertenecía a una aldea de obreros que trabajaban en las tumbas subterráneas de los faraones y reinas del Nuevo Reino, incluido Tutankamón.

Desde aproximadamente el año 1525 hasta 1075 a.C., el gobierno real proveyó a estos reclutas con todas sus necesidades básicas, como carne, granos y vegetales, a cambio del sudor de sus cejas.

A medida que las décadas dieron paso a los siglos, Deir el-Medina se convirtió en una comunidad robusta, con su propio gobierno de aldea y sus propias industrias artesanales.

Luego, durante el reinado de Ramsés III los residentes de Deir el-Medina organizaron lo que podría considerarse la primera huelga de trabajadores de la historia.

Su grano suministrado por el gobierno no había llegado como estaba previsto Y para empeorar las cosas, las autoridades también habían retenido un cargamento de aceites de masaje.

Los trabajadores consideraron que el bálsamo grasoso era esencial para su bienestar, y sin él, dejaron de trabajar y exigieron la intervención del gobierno.

Los aceites y las grasas animales protegían la piel de los egipcios del calor y la luz del sol del delta del río Nilo y calmaban sus músculos doloridos. Los empleadores comúnmente los incluian como parte de la compensación del trabajador. A veces perfumadas o comprimidas en lociones espesas, las cremas hidratantes primitivas eran sólo un cosmético involucrado en el régimen de salud de un hombre egipcio.

Por ejemplo, antes de salir de casa para trabajar un día o de ir a un banquete o celebración, un hombre egipcio de clase alta podía tardar unos minutos más para adornar sus ojos.

Al igual que los ojos del Rey Tut, el revestimiento de color negro que se extendía más allá de los párpados hasta las sienes estaba de moda durante el Nuevo Reino.

El negro era el color de sombra preferida por los egipcios, aunque también se usaba el verde.

Para aplicar sus pinturas, los egipcios podrían usar un pedazo de madera o hueso aplanado y alisado para barrer el mineral.

Esta antigua afinidad egipcia por los cosméticos no estaba puramente impregnada de vanidad. Hombres, mujeres y niños se adhirieron a regímenes de higiene personal notablemente estrictos dictados por el clima, la religión y la jerarquía social.

Los pasillos interiores del Valle de los Reyes y las Reinas están adornados con frescos que ilustran la vida cotidiana en el antiguo Egipto, así como la vida después de la muerte.

Mostraron a hombres fornidos que lucían maquillaje de ojos oscuros creado a partir de polvos y grasas minerales molidas. Las ahumadas pinturas que usaban servía tanto para propósitos prácticos como rituales.

Se creía que repelía las moscas, protegía los ojos de los rayos del sol y protegía de las infecciones. El maquillaje dramático también imitaba las marcas faciales del dios sol Horus, que a menudo era representado como un halcón.

Los antiguos egipcios también prestaban mucha atención al vello facial y corporal, como lo demostraban los peluqueros representados en sus obras de arte. En el caso de los hombres, sólo se les permitía dejar de afeitarse o cortarse la barba durante el luto. Los sacerdotes varones se arrancaban todo el vello de su cuerpo, incluyendo las cejas y las pestañas, para santificarse.

Los egipcios de clase alta usaban regularmente pelucas perfumadas y barbas falsas de cabello humano, e incluso los ciudadanos de clase baja se ponían extensiones falsas hechas de fibra vegetal.

Además de su función como hidratantes de la piel, también se utilizaban aceites y grasas animales para el cuidado del cabello. Los hombres frotaban la grasa de león, serpiente u otro animal en el cuero cabelludo como un remedio homeopático para la calvicie.

En las ocasiones festivas, los hombres y las mujeres aseguraban conos perfumados de grasas secas en la parte superior de la cabeza. Al derretirse en el calor, los conos liberaban la fragancia de los lirios prensados, la mirra, el cardamomo y otras flores y especias.

Socialmente, los cosméticos y los accesorios reflejaban el rango de una persona en el antiguo Egipto, como en la cultura actual hasta cierto punto.

Al igual que los bolsos de diseño que se usan como símbolo de estatus, una señal de una mujer egipcia rica era una caja de cosméticos portátil.

Después de la muerte, los auxiliares de belleza todavía no estaban lejos de su alcance. Dentro del Valle de los Reyes y las Reinas, los trabajadores de Deir el-Medina transportaban artículos cosméticos como cajas de pelucas, joyas brillantes y paletas de sombras de ojos a las cámaras funerarias.

Los artesanos de alto rango en la aldea también pueden haber sido enterrados con comodidades similares, ya que incluso en la otra vida, los hombres y mujeres del antiguo Egipto necesitaban arreglarse.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑