10 mitos sobre la Biblia

1. La Biblia es más seca que el desierto de Mojave.

Es cierto que la Biblia es, en cierto sentido, sólo un montón de palabras. Pero el deseo del lector de entender a Dios, de amarlo más a Él y a sus hermanos y hermanas en todo el mundo, y de crecer en gracia, da vida a la Biblia. Nuestro deseo de crecer espiritualmente convierte la Biblia de un desierto de palabras en un jardín de verdades espirituales e inspiración.

2. La Biblia enseña religiosidad, no espiritualidad.

La Biblia se opone profundamente a una práctica espiritual meramente superficial. Exige honestidad consigo mismo y con los demás, libertad de la hipocresía, y que uno ame a Dios y a los demás incondicionalmente.

En la parábola de Jesús del buen samaritano, un sacerdote y otro obrero del Templo se niegan a ayudar a un hombre que ha sido golpeado. Finalmente recibe la ayuda de un hombre compasivo y generoso de una religión que fue detestada por los compatriotas de Jesús (ver Lucas 10:25-37).

3. La Biblia es anti-mujeres.

Algunas cartas atribuidas al Apóstol Pablo dicen que las mujeres deben vestirse y actuar modestamente y guardar silencio. Pero estos son puntos de vista sobre lo que era apropiado en ese tiempo y cultura – no comentarios sobre la superioridad de un género sobre otro. De hecho, millones de mujeres y hombres, a lo largo de la historia y en la actualidad, han descubierto que el amor de Dios, tal como se explica en las reformas bíblicas, libera y sana. Considere a Mary Baker Eddy, quien encontró en la Biblia la respuesta a su propio sufrimiento, así como un sistema de sanación sobre el cual fundar una iglesia. En esta iglesia, hombres y mujeres han gozado de igualdad desde 1879.

4. La Biblia es exclusivista.

Es decir, enseña que sólo algunos están «dentro» mientras que la mayoría están «fuera». Por ejemplo, esta declaración de Jesús a menudo se interpreta de una manera estrecha y exclusiva: «Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí» (Juan 14:6). Pero como indican los Evangelios, Jesús no estaba tratando de hacer que la gente aceptara una cierta frase o incluso una enseñanza estrecha. Invitó a todos en todas partes, y en todos los tiempos, a amar a Dios supremamente, y a amar a sus hermanos y hermanas. Este es el camino, la verdad, y la vida por la cual venimos a Dios.

5. La Biblia dice que la gente que no es cristiana está simplemente equivocada.

De hecho, los escritores de muchas partes de la Biblia parecen esforzarse por enfatizar que todos en todas partes pueden reconocer y basar sus vidas en Dios como Amor infinito. En el libro de los Hechos, Pedro tiene una experiencia que le muestra que a Dios no le importa el trasfondo de una persona siempre y cuando la persona sea verdaderamente justa (vea Hechos 10:1-35).

6. La Biblia enseña que iremos al infierno si no aceptamos a Jesús como nuestro salvador personal.

Pocos pasajes bíblicos hablan del infierno. Más bien, muchos pasajes hablan de las bendiciones que fluyen – aquí y ahora y eternamente – de hacer lo correcto (ver las Bienaventuranzas en Mateo 5, por ejemplo).

Y aquí hay un pasaje que enfatiza que la salvación se gana mientras pensamos y vivimos de la manera en que Jesús lo hizo: «Entonces dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: Si permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8:31, 32).

7. La Biblia contribuye a un desafortunado statu quo en las sociedades de todo el mundo.

Esta es una idea muy equivocada. De hecho, se podría argumentar que fue la disponibilidad de la Biblia en lengua vernácula lo que impulsó la Reforma. El Buen Libro fue la principal inspiración para terminar con el transporte de africanos como esclavos a los Estados Unidos, y muchos ministros y otros que lucharon por los derechos civiles de los afroamericanos en la última parte del siglo XX se apoyaron fuertemente en la Biblia.

El amor de Dios, como se explica en la Biblia, reforma, libera, e incluso sana.

8. La Biblia es anticuada y se está volviendo obsoleta.

Durante siglos, la Biblia, que ha superado a cualquier otro libro desde que se imprimió por primera vez en el siglo XV, ha dado forma a la ley y la cultura occidentales. Los Diez Mandamientos forman la base de las leyes en muchos países.

9. La Biblia debe ser interpretada literalmente.

La Biblia abunda en metáforas, parábolas e historias. Interpretar esta riqueza literalmente mataría su espíritu. Las Escrituras nos sanan al abrir nuestros corazones a su espíritu.

10. Podrías estudiar la Biblia durante siglos, pero nunca te salvará de morir.

La Ciencia Cristiana enseña que entender la Biblia espiritualmente es ser guiado a la vida eterna. Jesús dijo: «Si alguno guarda mi palabra, no verá jamás la muerte» (Juan 8,51).

2 comentarios sobre “10 mitos sobre la Biblia

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑