EL CORREDOR DE LA MUERTE

Actualmente hay más de 5 mil presos en todo el mundo que viven esperando el momento de su muerte. La pena de muerte es una opción legal en varias partes del mundo, y también es utilizada en algunos casos por las prisiones militares. Las personas que viven de esta manera normalmente tienen un destino en común, enfrentar la inyección letal como su método de ejecución, pero eso no es todo, hay muchas maneras de morir siendo un condenado.

Yo Soy, El DoQmentalista y esto es, EL CORREDOR DE LA MUERTE

Los prisioneros del corredor de la muerte en Mississippi, Utah y Oklahoma podrían morir fusilados. Los presos de New Hampshire, Delaware y Washington tienen la posibilidad de morir ahorcados. Sin embargo, la decisión de William Bailey de pedir al estado de Delaware que lo colgara en 1996 fue el uso más reciente de esta opción. Otros métodos potenciales de ejecución incluyen la electrocución y la cámara de gas.

Pero Independientemente del método de ejecución, una sentencia de muerte es la pena legal más dura que cualquier persona puede enfrentar. Algunas películas y los programas de televisión han intentado mostrar al público cómo es la vida en el corredor de la muerte, pero la dura realidad es mucho peor que la mayoría de estos relatos ficticios.  

Los condenados a muerte a menudo se encuentran esperando mucho tiempo para ser ejecutados. De hecho, el tiempo promedio de espera de estos prisioneros es de más de 15 años. Sorprendentemente, el 40% de estos reclusos han pasado la marca de los 20 años, y algunos han estado esperando durante casi 40 años. Existen numerosas razones para esta espera prolongada, incluyendo el proceso de apelaciones.

Como resultado, hay ocasiones en que los prisioneros mueren en el corredor de la muerte por una enfermedad o por causas naturales antes de la fecha de su ejecución.

Entre la ducha, el ejercicio, los controles de rutina y las visitas ocasionales, los condenados a muerte reciben un promedio de una hora al día fuera de su celda. A menos que estén en su celda, duchándose o en el patio de ejercicios de la prisión, siempre tienen las esposas puestas. y si por alguna razón se les permite tener visitas, el tiempo que esta dura es de unos poco minutos pero además, deben estar sentados en una silla, encadenados a esta y con las manos inhabilitadas por esposas.

Las celdas de un corredor de la muerte generalmente son estrechas, miden aproximadamente unos 6 metros cuadrados, espacio en el que deben caber una cama, el inodoro y un lavabo. Si un condenado tiene suerte, también tendrá un escritorio y una silla metidos en ese pequeño espacio.

Además del encierro, los presos en el corredor deben cuidarse, ya que, de alguna manera, su hora diaria fuera de la celda puede tener consecuencias mortales. Las estadísticas indican que el 25% de las personas condenadas a muerte morirán en prisión sin que se cumpla su sentencia.

Estas muertes ocurren por una combinación de causas naturales, suicidio y ser asesinado por otro prisionero del corredor de la muerte. Este riesgo puede hacer que la exorbitante cantidad de tiempo que los condenados a muerte pasan esperando su ejecución sea aún más tortuosa mentalmente.

Existe algo llamado, El síndrome del corredor de la muerte, se trata de una afección de salud mental que sólo afecta a las personas condenadas a la pena de muerte. Este problema psicológico, debilitante es causado por una variedad de factores, incluyendo las miserables condiciones de vida en el corredor. Entre el proceso de apelación y las suspensiones de última hora de la ejecución, es imposible para estás personas cuándo tomarán su último respiro.

Hay quienes lo pasan peor aún, por ejemplo, aquellas personas condenadas a muerte y que son inocentes. por supuesto que la probabilidad de que esto suceda es baja, pero se han dado casos de personas que nunca debieron estar ahí, tuvieron que pasar malos ratos y sufrimiento antes de ser ejecutados, asesinados o suicidarse. solo para que meses después se descubriera que era inocente.

Hay que tomar en cuenta la limitada exposición a la luz solar y a la interacción social, sí juntamos todo esto, esa sería una receta para el desastre total.

Muchos de los que han sufrido el síndrome del corredor de la muerte presentaron síntomas tales como deterioro de la salud física y mental, comportamiento autodestructivo, psicosis y agitación. 

Cada prisión tiene sus reglamentos, pero no es inusual que el conteo de los prisioneros ocurran una o dos veces cada hora, interrumpiendo los ciclos de sueño de los presos durante el proceso.

En California, cualquier persona en cualquier tipo de aislamiento, incluidos los condenados a muerte, es examinada 48 veces al día. Estos controles, que se realizan dos veces por hora, suelen consistir en golpes a las puertas, gritos y luces parpadeantes.

En otras palabras, a menudo se les impide a los reclusos dormir más de 30 minutos cada vez, lo que puede llevar a una grave privación del sueño. El preso en promedio pasa al menos 15 años en el corredor de la muerte.

Sí hablamos de cárceles en países subdesarrollados las celdas permiten que sus condenados puedan interactuar entre sí, pero no siempre es el caso. En cambio, en la mayoría de los países, la celdas del corredor de la muerte están bloqueadas, por lo que no hay interacción social visual entre los presos. Los guardias abren una pequeña ranura en la sólida puerta de la celda para arrojarles comida a los prisioneros y permitirles comunicarse.

Esta es una forma de confinamiento solitario, que puede causar, hipersensibilidad a estímulos externos, miedo y rabia. 

Todo está restringido, incluyendo la frecuencia con que los prisioneros pueden ducharse. Mientras que para nosotros el baño es una necesidad básica, para los presos condenados a muerte no es así.

A pesar de que pasan la mayor parte de su tiempo sin hacer absolutamente nada, las personas en el corredor de la muerte generalmente se limitan a ducharse cada 2 o 3 días.  

La atrofia muscular puede comenzar después de un período de 72 horas de inactividad física. Los reclusos tienen un promedio de cuatro horas a la semana para hacer ejercicio, pero esto sólo puede suceder dos veces por semana.

Además, el área de ejercicio segura es típicamente muy pequeña y, en algunos casos, puede incluso impedir físicamente que los reclusos hagan ejercicio juntos. Aunque está bien documentado que el ejercicio regular es importante para la salud física y mental, a menudo se les quita este privilegio.

Si un preso llega hasta el día de la ejecución sin volverse mentalmente inestable, enfermarse gravemente o ser asesinado por un preso, todavía tiene que enfrentar el riesgo muy real de que algo más salga mal.

La inyección letal se convirtió en el método principal de ejecución en un intento de hacer este proceso más humano. Desafortunadamente, esto no siempre va de acuerdo al plan.

Uno de estos casos ocurrió en Arizona cuando Joseph Wood tuvo que recibir 15 inyecciones durante un período de dos horas antes de morir finalmente. En la mayoría de los casos, la muerte ocurre dentro de los 10 minutos y sólo requiere una inyección. Los testigos informaron que Wood sufrió durante todo el proceso y que cada una de las 15 inyecciones aumentaba su dolor.

Las encuestas sobre los presos condenados a muerte tienden a mostrar quejas similares en todo el país. Cuestiones como la mala calidad de los alimentos que saben mal y pueden no satisfacer las necesidades nutricionales básicas son comunes. También falta comodidad; muchos de los condenados a muerte no tienen acceso a agua caliente, y el 60% duermen en una cama de fierro.

Los raros casos de condenados a muerte que tienen acceso a una ventana pueden desear no haberlo hecho, ya que estas ventanas a menudo no están protegidas, lo que permite a los pájaros e insectos entrar en su celda.

Algunas prisiones del mundo no cuentan con climatización en sus celdas, llegando así a mantener temperaturas hasta de 40 grados Celsius. Estos prisioneros nunca tienen acceso a aire acondicionado o a ventiladores para ayudar a enfriarlos.

Pero hay otra cara de la moneda, esto puede ocurrir en el invierno. Aunque se supone que la calefacción de la prisión existe, no hay garantía de que siempre se encienda o de que funcione correctamente. Por lo tanto, los condenados a muerte pasan con frecuencia su tiempo padeciendo frio.

Ver la televisión y escuchar la radio son dos pequeños lujos que algunos presos del corredor de la muerte pueden disfrutar. El televisor no debe medir más de 13 pulgadas, y normalmente es blanco y negro. No se permite la programación por cable, el preso debe comprar el televisor, y este privilegio es revocado después de casi cualquier infracción. En algunos estados, la televisión y la radio sólo están permitidas si están sentadas fuera de la celda del prisionero.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑