5 Datos inquietantes sobre los nazis durante la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial fue la guerra más destructiva en la historia del mundo. También fue el más caro, dañó la mayor parte de las propiedades y mató a más personas que cualquier otra guerra anterior o posterior. En medio de todo esto, y el catalizador de esta destrucción, estaba la Alemania nazi.

Hoy en día, uno sólo puede imaginar los horrores que ocurrieron durante este tiempo de la historia, pero millones de personas vivieron este inquietante tiempo en la historia del mundo.

1. Los nazis eran amantes de los animales

Aunque el Partido Nazi fue en gran medida horrible en su trato a los demás seres humanos, los animales disfrutaron de grandes derechos durante el reinado del partido. Adolf Hitler era un conocido vegetariano, y se decía que despreciaba absolutamente cualquier forma de crueldad hacia los animales.

La mayoría de los líderes del partido nazi eran partidarios de los derechos de los animales y eran firmes conservacionistas de los animales. Los escolares estaban sujetos a información sobre los derechos de los animales, las pruebas con animales estaban totalmente prohibidas, y se promulgaron las Leyes de Caza del Reich para limitar el número de animales que podían ser cazados.

Los gatos, caballos y simios recibieron protección especial, y en 1936 se aprobó una ley especial que obligaba a la gente a preparar cangrejos y langostas de una manera humana para comer, tirándolos al agua hirviendo.

Todo esto fue visto como un nuevo concepto, y Berlín incluso acogió una conferencia internacional sobre protección animal en 1934. En la conferencia, el podio fue decorado con esvásticas mientras un estandarte fluyó sobre él que decía: «Se necesitarán épocas enteras de amor para recompensar a los animales por su valor y servicio».

Los líderes nazis de la época tenían perros y los respetaban al máximo, e incluso se dice que Hitler, antes de suicidarse, pasó su último día en compañía de su perro.

La ironía de todo esto, y la parte más inquietante, es que estos hombres y mujeres trataron a los animales como deberían haber tratado a sus semejantes, y trataron a los humanos peor que la mayoría de los abusadores de animales tratan a sus animales.

2. Los nazis planean introducir la poligamia

Otro hecho inquietante sobre la Alemania nazi es que los alemanes planeaban introducir la poligamia en la cultura. Los nazis eran insaciables a la hora de mantener y, en última instancia, aumentar las tasas de natalidad de aquellos a quienes consideraban los alemanes perfectos. Estas personas, a quienes Hitler consideraba la «raza dominante», tenían el pelo rubio, ojos azules y eran altas.

Los nazis querían que esta raza dominante tomara el control del mundo, y se acercaron a los científicos alemanes para limitar la reproducción de aquellos a quienes consideraban «inferiores».

De hecho, en 1933, a los médicos se les permitió legalmente realizar una esterilización forzada a cualquier persona que no formara parte de la «raza dominante», con el fin de asegurar que estas personas no pudieran tener hijos. Las personas más afectadas fueron los romaníes, los gitanos, los enfermos mentales y los que nacieron ciegos o sordos. Los afro-alemanes y los judíos también fueron blanco de esta práctica.

Con el resto de la población bajo control con estas esterilizaciones forzadas, ahora los alemanes tenían que mejorar los números de su «raza dominante». Una de las formas en que planeaban hacer esto era permitir que los hombres se casaran con más de una mujer. De esta manera, cuando los hombres estaban en casa, cuantas más esposas tuvieran, mayor era la probabilidad de que se reprodujeran. Además, dado que los hombres pueden reproducirse a una edad mucho mayor que las mujeres, todavía podrían tener hijos con una esposa más joven.

Aunque el final de la guerra puso fin a este plan, la idea estaba ahí fuera, y nos da una idea de sus ideales sobre la raza.

3. Heinrich Müller, el jefe de la Gestapo, simplemente desapareció y nunca fue encontrado.

La Gestapo, o la Policía Secreta de la Alemania nazi, eran los puños, por así decirlo, de la máquina nazi. Estas personas fueron las que acorralaron a los judíos para matarlos o enviarlos a campos de concentración, y estaban lejos de la policía que la mayoría de nosotros conocemos hoy en día. El jefe de este grupo, Heinrich Müller, era un conocido criminal, y estaba a cargo de algunos de los actos más atroces de la guerra. Esto era perturbador en sí mismo, pero lo que es aún más perturbador, es que simplemente desapareció y nunca ha sido encontrado.

Ha habido personas que afirman, como un nuevo grupo de investigadores alemanes en 2013, que Müller murió en 1945.

Hacen esta afirmación debido a un certificado de defunción que encontraron afirmando que el cuerpo de Müller fue encontrado en el centro de Berlín y luego enterrado en un cementerio judío.

Aunque estas afirmaciones están ahí fuera, nunca se ha encontrado ningún cuerpo, lo que deja este capítulo de la Alemania nazi sin cerrar del todo. Por qué? Porque la falsificación de certificados de defunción era una práctica muy común entre los oficiales nazis de alto rango, como Müller, y lo hacían para escapar sin ser notados. Como la fecha exacta de la muerte de Müller en el certificado coincide con el último día de la guerra, se especula mucho sobre si se utilizó esta táctica.

Entonces, si Müller no murió, ¿adónde fue? Hubo varios informes de que en realidad escapó a Sudamérica. Además, Adolf Eichmann, que era un colega cercano de Müller, afirmó en 1960 que Müller escapó. Nadie, sin embargo, sabe dónde se encuentra hoy en día ni él ni su cuerpo.

4. Los nazis criaron conejos gigantes para la piel

Aunque los nazis eran grandes amantes de los animales, todavía utilizaban animales para lo que necesitaban, como pieles de conejos. El Proyecto Angora era una de las formas en que utilizaban conejos, y usaban su piel para crear ropa forrada de piel para las fuerzas armadas. Este proyecto produjo más de 65.000 conejos y estos conejos produjeron más de 10.000 libras de piel. Esta piel se usaba para suéteres, calcetines, ropa interior larga y sombreros, y se recogía en algunos de los campos de concentración más conocidos, como Dachau, Auschwitz y Mauthausen.

El contraste entre las condiciones en las que se mantenía a estos conejos y las condiciones en las que se mantenía a los prisioneros era sorprendente, pero esta no es ni siquiera la parte más perturbadora de este proyecto. ¿Qué era? Operación Munchkin.

La Operación Munchkin fue un plan loco de los nazis para criar conejos gigantes de Angora en los campos de concentración.

Hicieron una serie de pruebas genéticas a estos conejos e intentaron crear los conejos más grandes posibles en las estaciones de cría de los campos de concentración. Pudieron criar hasta 25.000 conejos gigantes, pero el total de lana recolectada fue una decepción. En ese momento, los nazis sabían que se enfrentaban a una derrota inminente, y el programa se esfumó rápidamente. Lo más extraño del Proyecto Angora y la Operación Munchkin es que, hasta el día de hoy, no hay evidencia física de que estos proyectos hayan existido, ya que después de que terminó la guerra, los nazis que quedaban destruyeron todas las pruebas.

5. Los nazis obligaron a los prisioneros a matar a su propio pueblo

Los nazis pusieron a los judíos en prisión y los pusieron en contra de los demás.

Otro hecho extremadamente preocupante sobre la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial es que obligaron a sus prisioneros a matar a otros prisioneros. En los campos de prisioneros, había un puesto conocido como el Sonderkommando. Eran hombres judíos que gozaban de buena salud y eran jóvenes. Estos hombres tenían varios trabajos en el campo de concentración, incluyendo guiar a los nuevos prisioneros a la cámara de gas y cargarlos, y retirar los cadáveres después de que el gaseado fue hecho.

Estos hombres fueron elegidos por sus habilidades físicas, y los que se negaron fueron inmediatamente asesinados. Los que hicieron el trabajo lo hicieron para retrasar sus propias muertes inminentes, para proteger a sus familiares y amigos y para aprovechar las ventajas que les trajo el hecho de ser Sonderkommandos. Entre ellas se incluían una mejor alimentación, ropa normal y colchones de paja.

Uno de los trabajos más perturbadores que tuvieron los Sonderkommandos fue después del gaseado cuando tuvieron que sacar los cuerpos de la cámara. Tuvieron que revisar la ropa de cada prisionero y tomar sus objetos de valor, y luego sacar cualquier diente de oro que tuvieran los prisioneros.

Había más de 1.000 de estos hombres en varios campos de prisioneros en toda Europa y, en última instancia, los que ocupaban este puesto fueron asesinados por sí mismos, generalmente al azar por un oficial que les disparaba. ¿La razón? Los nazis no querían que la gente obtuviera demasiada información sobre lo que estaban haciendo en estos campos, y los Sonderkommandos a menudo sabían demasiado para sentirse cómodos.

6 comentarios sobre “5 Datos inquietantes sobre los nazis durante la Segunda Guerra Mundial

Agrega el tuyo

  1. Si,es lamentable y paradójico que esas personas hayan tratado mejor a los animales que se sus semejantes humanos, hechos desgarradores en la historia.Yo viajé hace años a Alemania y conocí el excampo de concentración de Auschwitz,un mudo testigo de la crueldad,deseando que esa historia jamás se repita.

  2. Con que detalle expresas lo escrito, leyendo el texto me imagino como a sido. Me encantan tus ducumentales. 😍❤️. Saludos desde Argentina Mendoza 😁. Mí nombre es Julieta Basaldella.

  3. Todos los videos que he visto son muy buenos. Espero que sigas con la misma calidad. Dios te bendiga siempre.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑