13 Verdades de la Vida

  1. No existe la mala suerte, existen las consecuencias de las malas decisiones que tomas.
  2. Cuando empezamos a caminar tropezamos una y mil veces, pero al final el resultado es exitoso: logramos andar. Lo mismo sucede en todos los aspectos de nuestra existencia en los que los fracasos son necesarios para que podamos llegar a la meta.
  3. Para aprender no es necesario cometer errores, esa es solo una excusa que usamos para justificar nuestras limitaciones.
  4. No le temas a los que aparentan maldad, pues son sólo fingidores. Los verdaderos malos siempre mantienen un perfil bajo y son los últimos en los que pensarías al escuchar la expresión “mala persona.” A los que realmente debes temerles, es a los que fácilmente se camuflan en un rebaño de ovejas.
  5. Si la manera en que la que piensas, hablas y actúas NO esta perfectamente sincronizada y concordando entre sí. Probablemente sólo seas un charlatán y fingidor.
  6. Varios suelen pensar que que las personas con las que se relacionan no influyen en la forma de actuar, pensar o hablar o que no tienen nada que ver contigo, al contrario, tu círculo social es lo que más habla de ti. Pues ellos son tu reflejo.
  7. Dejarás de ser tratado como un objeto, hasta que tú dejes de actuar como si fueras uno.
  8. La vida se encargará de destruirte, hacerte indestructible o ambas. Como tú elijas.
  9. Las experiencias te hacen más sabio que los mismos años.
  10. Sacrificarse por los demás no tiene ningún sentido. ¿Has escuchado la frase “Yo hago todo por ti y tú no lo valoras”? Por lo general, junto con ella sigue la respuesta: “¿Y quién te ha pedido que lo hagas?” Es verdad, nadie te pide que hagas nada.
  11. A ninguno le pondrán un monumento en el trabajo. Esta bien ser comprometido y dar lo mejor de ti, pero no sobrepases los límites. Tarde o temprano te encontrarás frente a frente con una verdad triste: tus colegas estarán conscientes de que te esfuerzas demasiado en absolutamente cualquier trabajo y serán más duros contigo. Y en el momento en que estés arruinando tu salud por una ardua carga laboral, tus superiores estarán con toda tranquilidad, sentados viendo sus redes sociales, tomando una taza de café mientras ven en internet su próximo destino turístico.
  12. Nadie puede transformar tu vida como tú sólo puedes hacerlo.
  13. Quien no arriesga, no avanza. Si temes fracasar, no asumirás los riesgos necesarios para alcanzar tu meta.

Deja un comentario

Powered by WordPress.com. Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑