1 Johann Georg Faustus

Johann Georg Faustus, fue un erudito que vendió su alma al diablo. Aunque se dice que la historia es ficticia, la leyenda se basa en un astrólogo y alquimista que vivió en la zona del norte de Alemania en el siglo XV.

Formado en teología, recurre a la magia y hace un peligroso trato con el Diablo en el que compromete su alma a la condenación eterna a cambio de poder y conocimiento en esta vida.

Fausto ha estudiado durante años pero no está satisfecho. Se convierte en hechicero y atrae la atención del demonio Mefistófeles (o Mefisto) que aparece. Hacen un pacto en el que Mefistófeles se ofrece a servir a Fausto por un período de tiempo, a costa del alma eterna de Fausto.

Mefistófeles es un sirviente difícil y Fausto es desafiado por sus trucos, mentiras y tentaciones. Mefistófeles, por supuesto, usa sus trucos y mentiras para evitar que Fausto logre mucho durante este tiempo, y Fausto trata de revocar su pacto, Satanás, por supuesto, se niega. Finalmente, Fausto pierdió su alma por la condenación eterna.

2 Robert Johnson

En la lista de los Rolling Stones de los mejores guitarristas de todos los tiempos, Robert Johnson era un guitarrista tan asombroso, que algunos pensaban que había adquirido sus increíbles habilidades por medios sobrenaturales. Detrás del propio Fausto, Johnson es quizás el más conocido por hacer un trato infernal.

Según la historia, Johnson fue dirigido hacia una encrucijada donde conoció al Diablo, quien afinó su guitarra y le enseñó a dominar el blues. Según la leyenda, el precio del regalo de Johnson fue una muerte prematura, que se especula que fue culpa de un marido celoso que envenenó a Johnson después de atraparlo con su esposa. Incluso más de un siglo después de su nacimiento, el legado de Johnson sigue plagado de rumores que rodean su final. Johnson fue prolífico como músico, produciendo seis discos antes de morir a la edad de veintisiete años. La ubicación del lugar de descanso final sin marcar de Johnson es todavía desconocida.

3 Niccolò Paganini

Otro músico magistral, Niccolò Paganini fue un violinista italiano nacido a finales del siglo XVIII. Aprendió a tocar la mandolina a la edad de cinco años, y componía música dos años después. Luchó contra el alcoholismo en su adolescencia, pero a los veintidós años ya era conocido en toda Europa y se convirtió en una estrella musical. A los veintitrés años, compuso 24 Caprichos, música tan difícil que pasarían años antes de que otro músico pudiera dominar las notas.

Una de sus piezas más famosas se titula «Le Streghe», que se traduce como «Danza de las brujas». Debido a este título, muchos creían que Paganini había hecho un trato con el Diablo para convertirse en el más grande músico del mundo.

Esta afirmación fue apoyada por sus inigualables habilidades, que incluían la capacidad de tocar tres octavas a través de cuatro cuerdas en una mano – una hazaña que aún se considera casi imposible. Una vez ganó un raro y muy valioso violín Stradivarius tocando una pieza tan técnica que se decía que no se podía tocar sin una extensa preparación. Paganini lo tocó a la vista.

Por supuesto, hay más explicaciones prácticas para sus habilidades aparentemente sobrehumanas, como el síndrome de Marfan, una mutación genética que resulta en dedos alargados, entre otros rasgos.  Otras teorías ofrecen como posible causa el síndrome de Ehlers-Danlos, un trastorno hereditario comúnmente conocido como el síndrome del hombre de goma.

Gracias a la habilidad de Paganini y a las espeluznantes teorías que lo rodean, la gente lo adoraba y le temía.  Los fans afirmaban que era el hijo del diablo, o el mismo diablo. Otros afirmaban que podían ver una figura demoníaca justo fuera del escenario, guiando el arco de Paganini.

Eventualmente, Paganini tuvo que publicar cartas de su madre para probar que había nacido de padres humanos. Los rumores incluso lo impactaron póstumamente, ya que ninguna iglesia le daría un entierro católico. Su familia finalmente tuvo que hacer una apelación papal formal para darle un entierro apropiado.

4 Urbain Grandier

Este sacerdote católico francés fue quemado en la hoguera en 1634 después de ser acusado de brujería. A diferencia de muchas otras víctimas de la caza de brujas, puede haber habido evidencia de la colusión de Grandier con el Príncipe de las Tinieblas. Aunque había prestado juramento a un sacerdote católico, se sabía que Grandier tenía relaciones sexuales con varias mujeres, e incluso fue acusado de embrujar a un grupo de monjas, enviando al demonio Asmodai sobre ellas para cometer «actos malvados».

En su tortuoso juicio, los jueces revelaron documentos que supuestamente probaban su pacto demoníaco. El pacto estaba escrito al revés en latín, y se cree que incluso incluye la firma del propio Satán. El pacto dice:

Nosotros, el influyente Lucifer, el joven Satán, Belcebú, Leviatán, Elimi y Astarot, junto con otros, hemos aceptado hoy el pacto de alianza

de Urbain Grandier, que es nuestro.

Y a él le prometemos el amor de las mujeres, la flor de las vírgenes, el respeto de los monarcas, los honores, las lujurias y los poderes. Irá de putas durante tres días; la orgía le será muy querida. Nos ofrece una vez al año un sello de sangre, bajo sus pies pisoteará las cosas sagradas de la iglesia y

nos hará muchas preguntas; con este pacto vivirá veinte años feliz en la tierra de los hombres, y más tarde se unirá a nosotros para pecar contra Dios.

Encerrado en el infierno, en el consejo de los demonios. Lucifer Belcebú Satán Astaroth Leviatán Elimi. Los sellos colocaron al Diablo, el amo, y a los demonios, príncipes del señor. Baalberith, escritor.

Grandier también pudo haber confesado bajo tortura, su caída cuidadosamente orquestada por una monja celosa cuyos avances había rechazado, aunque pocas pruebas apoyan esta teoría.

5 Heinrich Cornelius Agrippa

Heinrich Cornelius Agrippa fue uno de los escritores más influyentes de la era del Renacimiento. Aunque nunca obtuvo un título, fue un erudito en leyes y medicina.

Para la mayoría, era conocido como mago, alquimista y astrólogo. Con su conocimiento de la ley, frecuentemente defendía a las mujeres acusadas de brujería y escribió tres libros sobre lo oculto que aún hoy se anuncian como fuentes primarias sobre el tema.

En 1535, Agripa fue acusado de herejía y condenado a muerte. Escapó, pero murió poco después. Después de su muerte, circularon rumores sobre su asociación con los demonios.

En la más famosa de estas historias, Agripa mantuvo un perro negro demoníaco como su familiar. El perro (conocido como schwarze Pudel en alemán) apareció más tarde en numerosas leyendas sobre Johann Faust, otro pensador del Renacimiento que se rumoreaba que estaba confabulado con el diablo.

6 Gilles De Rais

Un aristócrata del siglo XV, Gilles de Rais se quedó con grandes cantidades de riqueza y poder en su juventud al morir su padre. A pesar de estas ventajas, no tenía a nadie que le enseñara a cuidarlas adecuadamente, y rápidamente despilfarró los bienes de su familia. En un intento desesperado por recuperar su fortuna perdida, comenzó a experimentar con el ocultismo bajo la dirección de Antonio Francisco Prelati, un antiguo sacerdote que le aseguró que recuperaría su riqueza si sacrificaba niños a un demonio llamado Barón.

Después del supuesto trato, Gilles de Rais se embarcó en una violenta juerga, matando y torturando entre 80 y 200 niños. Más tarde fue capturado, juzgado y declarado culpable de sus innumerables crímenes. Fue ejecutado en 1440.

7 Giuseppe Tartini

Giuseppe Tartini escribió más de 400 obras a lo largo de su carrera y, a diferencia de la mayoría de sus contemporáneos, no compuso música de iglesia, centrándose en conciertos para violín y sonatas. La historia de su supuesto trato con el Diablo se origina en su pieza más famosa, «La Sonata Trill del Diablo».

Tartini supuestamente soñó que el Diablo había venido a él pidiéndole que fuera su sirviente. Tartini le dio al Diablo su violín, quien inmediatamente comenzó a tocar con tal habilidad que le quitó el aliento a Tartini. Cuando el compositor se levantó de su sueño, inmediatamente escribió la sonata de memoria, y así escribió la pieza musical más popular de su carrera.

A pesar del éxito de la sonata, el compositor sabía que la pieza estaba aún lejos de la interpretación original del Diablo. Lo que el mismo Tartini había escrito era, en sus propias palabras, «Tan inferior a lo que había escuchado, que si hubiera podido subsistir por otros medios, habría roto mi violín y abandonado la música para siempre».

8 El Papa Silvestre II

El primer papa francés, y quizás el más importante de su época, el Papa Silvestre II era conocido por ser muy versado en matemáticas, mecánica y astronomía. Se le atribuye la invención de la cerradura de péndulo y el órgano hidráulico, así como la introducción de los números árabes en el mundo occidental.

Los rumores de su satánico trato sólo comenzaron después de su muerte en 1003. Se rumoreaba que su gran inteligencia y capacidad de invención eran el resultado de un pacto con el Diablo; sin embargo, esto se debió probablemente a su contacto regular con el mundo oriental y al hecho de que trató de erradicar la corrupción y el soborno dentro de la iglesia.

9 Bob Dylan

En una entrevista de 2004, el famoso músico Bob Dylan explicó crípticamente que debe su éxito a un contrato de un año:

Entrevistador: ¿Por qué sigues aquí?

Dylan: Se remonta a esa cosa del destino. Hice un trato con él, ya sabes, hace mucho tiempo. Y estoy cumpliendo mi parte.

Entrevistador: ¿Cuál fue tu trato?

Llegar a donde estoy ahora.

Entrevistador: ¿Debería preguntar con quién hiciste el trato?

Dylan: Con el Comandante en Jefe.

Entrevistador: ¿En esta Tierra?

Entrevistador: En esta tierra y en un mundo que no podemos ver.

En la misma entrevista – la primera de Dylan en diecinueve años – dijo, «Esas primeras canciones están escritas casi por arte de magia.»

10 Rogelio El loco

En la ciudad de bogotá vivió un hombre en los años 70s que afirmaba, haber hecho un pacto con el diablo, la gente que lo conocía decía que estaba loco, pero solo por la forma en que hablaba, se le podía escuchar a menudo hablando en lenguas extrañas mientras caminaba por el pueblo.

De acuerdo a las historias, los perros le ladraban, su mirada era perdida y rara vez miraba a los ojos, siempre mantenía una sonrisa extraña y macabra, su dentadura era perfecta y siempre vestía con la misma ropa.

Nadie sabía de dónde provenía su riqueza, pero siempre ayudaba a los mendigos en la calle. Tenía hábitos fuera de lo común, uno de los más inquietantes era el de meterse a la iglesias, La gente lo veía caminando por las calles, pronunciando palabras incomprensibles, luego, llegando al pórtico de la iglesia, miraba hacía arriba y se metía en la iglesia, quienes lo vieron más de una vez, afirman que una vez que se metia a una iglesia, nunca más se le volvía a ver salir.

La sospecha de un pacto con el diablo proviene quizás de los acontecimientos de su muerte. Resultó que un día entró a una cantina, comenzó a jugar a las cartas con algunos hombres ahí. pero casi nadie quería jugar con el extraño hombre, así es que se paró y comenzó a hablar frente a todos diciendo…

quien sea capaz de ganarme una sola partida, conocerá a mi señor y él cumplirá cualquier deseo.

se dice que fueron 3 hombres quienes jugaron contra él, ninguno pudo ganarle, Rogelio, El loco, tomó sus cosas y se marchó. pero los 3 hombres con quien había jugado mantuvieron una actitud extraña, hasta que de pronto, el primero de ellos, tomó un palo de billar y se lo enterró a través del ojo hasta el cerebro, muriendo al instante, el segundo, fue al baño y se ahogó en una cubeta con agua ahí dentro y finalmente el tercero fue con el cantinero, pidió un cuchillo y comenzó a cercenarse el cuello, tomando su cabeza de los pelos y cortando con la otra mano hasta que la arrancó del cuerpo, cuyos movimientos eran erráticos, pero de alguna forma alcanzó a dar un par de pasos y arrojar la cabeza por el suelo, luego, el cuerpo cayó de rodillas y finalmente se desplomó.