¿te has preguntado como fue la vida de una persona normal durante la edad media?, quizás en aquellos tiempos no había internet, youtube o cualquiera de las comodidades con las que contamos hoy en día, pero seguramente la gente tenía maneras de divertirse, salir a dar un paseo en caballo y mirar todos esos hermosos paisajes, nadar en las aguas cristalinas de un río o tirarte en el césped de la montaña a mirar las estrellas por la noche.

Todo eso suena muy romántico, pero, aunque hoy en día es más difícil obtener algo así, quizás deberías saber que, por increíble que parezca, todavía existen algunos pueblos lo suficientemente afortunados como para tener algunas estructuras del período medieval dentro de sus confines.

los pueblos medievales mejor conservados presentan las numerosas partes funcionales de un centro urbano -muros fortificados, catedrales, castillos, torres, entre otros- y crean una sensación general que seguramente nos dejará maravillados.

1 Rothenburg, Alemania, parece un parque temático.

También conocida como Rothenburg ob der Tauber, o Fortaleza Roja sobre el Tauber, Rothenburg tiene vistas al río Tauber. Habitada durante el período anterior a la edad media, Rothenburg es más conocida por su arquitectura medieval.

Durante los siglos XI y XII, Rothenburg ganó importancia militar y política, convirtiéndose finalmente en una ciudad imperial a finales de 1300. Hoy en día, el edificio del ayuntamiento de Rothenburg data aproximadamente de 1240, mientras que en sus calles hay estructuras de madera y piedra que se remontan al siglo XIV.

2 Praga la ciudad medieval europea mejor conservada

Como un importante centro económico durante la Edad Media, Praga sirvió como asiento de poder para los Reyes de Bohemia en el siglo XIV. Después de que el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Carlos IV convirtió Praga en su capital imperial, la ciudad creció tanto en tamaño como en importancia.

Como capital de Checoslovaquia, Praga fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial – la ciudad fue ocupada por el Tercer Reich hasta 1945 – gran parte de la arquitectura medieval escapó a la destrucción. Sin embargo, a diferencia de otras capitales europeas, Praga sigue siendo una pieza central de las estructuras románicas y góticas.

3 La Cité de Carcassonne en Francia

Empapada de historia que data del período prerromano, Carcassonne ha servido como un asentamiento fortificado. La Cité de Carcassonne estuvo bajo la soberanía de los vizcondes locales hasta la Cruzada Albigense del siglo XIII. Encargados de eliminar a los cátaros de la región, los esfuerzos de los cruzados llevaron a que la Cité cayera bajo posesión real en 1226.

Entre los siglos XIV y XVI, Carcassonne vio una ola de nuevas construcciones, especialmente bajo el rey Felipe IV de Francia, y sólo tuvo mucha importancia durante el siglo XVII. Casi demolida por el gobierno francés durante el siglo XIX, la Cité de Carcassonne recibió un indulto y fue restaurada bajo los auspicios de Viollet-le-Duc y Paul Boeswillwald.

Actualmente, unos 150 residentes permanentes viven dentro de las antiguas murallas de la ciudad.

4 Dubrovnik, Croacia, El Desembarco del Rey Real

Saliendo al mar Adriático, Dubrovnik sirvió como una prominente potencia marítima durante la Edad Media – en gran parte gracias a las murallas, torres y torretas que rodean su infraestructura.

Dubrovnik fue ocupada durante la época romana, aunque no floreció hasta los siglos VII y VIII bajo los auspicios de los bizantinos. En el siglo XII, Dubrovnik era un próspero centro comercial, una distinción que la ciudad mantuvo hasta el siglo XIX.

Las famosas murallas de Dubrovnik fueron el lugar de filmación de Juego de Tronos, con toda la ciudad representando Desembarco del Rey. Esas murallas se construyeron cuando el prestigio de Dubrovnik creció, sobre las fortificaciones de madera existentes.

5 Las Cinque Terre italianas

Chincue terre. Compuesto por cinco ciudades, Cinque Terre se encuentra a lo largo de la costa de la Riviera Italiana. Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore se desarrollaron a lo largo de los siglos, con terrazas construidas para albergar el cultivo de uvas, cítricos y olivos junto a las residencias humanas.

El acceso a las Cinque Terre siempre ha sido limitado, con senderos que sirven como la forma más fácil de entrar y salir de la zona desde la antigüedad. Como destacados pueblos pesqueros durante el período medieval, los pueblos dentro de las Cinque Terre eran visitados por el mar con mayor frecuencia y, ahora, los trenes hacen túneles en los acantilados para ofrecer más vías de entrada y salida.

6 Mont-Saint-Michel

Situado en una isla frente a la costa de Normandía, Mont-Saint-Michel (munt san michel) fue legendariamente fundado por el obispo Aubert de Avranches durante el siglo VIII. Aubert afirmó que el Arcángel Miguel le instó a construir una iglesia en la isla, una estructura que pasó a ser un monasterio a finales del siglo XIX. La arquitectura del Mont-Saint-Michel revela la continuación de la construcción a lo largo de los siglos XI al XVI, mezclando los estilos románico y gótico.

La lejanía del Mont-Saint-Michel contribuyó a su santidad, protegiéndolo al mismo tiempo de las amenazas de los forasteros. Accesible a través de una calzada, las mareas altas presentan problemas para los visitantes. Cuando se desarrolló una llamada «super marea» en 2015, aisló completamente al Mont-Saint-Michel del resto de Europa.

7 Tallin, Estonia

Ahora la capital de Estonia, Tallin es también el mayor centro urbano del país. Tallinn se convirtió en una ciudad en 1248 (llamada Reval), pero fue ocupada durante milenios antes de su fundación oficial.

Al pasar de ser una posesión danesa a alemana y a sueca, Tallin surgió como una importante ciudad mercantil en el Mar Báltico desde los siglos XIII al XVI. Como componente clave de la Liga Hanseática, Tallin creció en riqueza y prestigio, con numerosos castillos e iglesias construidos a lo largo de sus calles.

Muchas de las casas de los comerciantes construidas dentro de las murallas de la ciudad permanecen en pie, ofreciendo un vistazo al período medieval mientras cumplen funciones modernas.

8 York, Inglaterra, La Ciudad Romanglosandinava

Vale, esa palabra me la iventé yo, pero es que, York ofrece capas y capas de historia. Establecido por los romanos, ocupado por los anglosajones, atacado por los vikingos, y puesto bajo el control normando por la fuerza, el York medieval fue un asiento de poder político y religioso por igual. Considerada como una segunda capital, York se fortificó cada vez más a medida que crecían los conflictos con Escocia, lo que dio como resultado el tramo más largo de murallas medievales que aún existe en Inglaterra.

La catedral de York, de estilo gótico, se encuentra sobre una iglesia de madera construida en 627. Las catedrales subieron y bajaron (a causa de las incursiones y los disturbios) durante el siglo XIII cuando el edificio moderno se derrumbó. Construida a lo largo de 250 años, la catedral de York tiene algunos de los vitrales medievales más impresionantes que existen.

9 Colmar, Francia, la Pequeña Venecia

Una vez que fue el hogar de los romanos, Colmar fue mencionado por primera vez en una de las crónicas que detallaban las guerras sajonas de Carlomagno durante los siglos VIII y IX. Colmar, situada en el noreste de Francia, se convirtió en una ciudad imperial del Sacro Imperio Romano Germánico bajo el Emperador Federico II en 1226. Como ciudad prominente del distrito de Alsacia, Colmar pasó a formar parte de la liga de la Decápolis en 1345, un grupo de 10 ciudades que se unieron para proteger sus derechos imperiales.

Mientras que la historia política y social de Colmar tomó forma, también lo hizo la arquitectura única que se mantiene en su lugar. Los canales que atraviesan Colmar ofrecen vistas de casas de entramado de madera, estrechos paseos y calles empedradas que le valieron a la ciudad el apodo de «Pequeña Venecia».

10 San Gimignano, Italia, la Ciudad de las Bellas Torres

San Gimignano sólo alberga 13 de las 72 estructuras medievales que alguna vez proliferaron en sus calles. San Gimignano, legendariamente fundada por los romanos en el 63 A.C., creció como destino para los peregrinos que entraban y salían de Roma durante la Edad Media.

Su proximidad a Roma y su autonomía como ciudad en 1199 trajo riqueza a San Gimignano a través de nobles y comerciantes. Para demostrar su estatus, las familias ricas construyeron torres, esencialmente entrando en una competición por quién podía tener la estructura más alta y elaborada.

De las más de 70 torres construidas, sólo 13 han resistido guerras, actividad sísmica, nuevas construcciones y esfuerzos para modernizar la ciudad.

Yo Soy, EL DoQmentalista y esto fue: 10  PUEBLOS MEDIEVALES QUE AÚN EXISTEN