Los vampiros son una creación relativamente reciente. Sin embargo, la mayor parte del mundo antiguo conocía la práctica de consumir sangre. Parece que este fue un ritual fascinante siglos antes de que apareciera el término «vampiro».

El ritual de beber sangre puede sonar hoy en día como una práctica relacionada con los satanistas o personajes de ficción en novelas fantásticas o películas de terror. Sin embargo, fue parte de misteriosos ritos relacionados con muchas civilizaciones pasadas. La costumbre de consumir sangre siempre tuvo un significado mágico y misterioso. Se usaba como parte de la brujería, como una conexión simbólica de los poderes de la vida y la muerte, como una práctica religiosa, o como una forma de ofrenda a los dioses.

La Sangre del Nilo, Éufrates y Tigris

Según muchos libros de historia, la deidad más antigua que consumía sangre era probablemente Lilith. También se la describe como el primer demonio, o espíritu femenino que ejemplificó todos los atributos más oscuros del mundo.

Sin embargo, parece que la patria de los vampiros se encuentra cerca del río Nilo. Algunos especialistas en la mitología egipcia antigua creen que los primeros vampiros fueron los dioses Osiris y su hermano Set. Fueron abandonados por sus padres, pero las leyendas dicen que fueron criados por una familia que se dedicaba a las artes oscuras.

Cuando Osiris creció, tenía conocimientos y habilidades que le permitieron tener poderes muy parecidos a los que se le atribuyen a un vampiro. Las ofrendas a este dios también estaban relacionadas principalmente con la sangre y la carne. Las inscripciones sugieren que también se ofrecieron cadáveres a Osiris. Sin embargo, los rituales del Antiguo Egipto todavía están llenos de secretos, por lo que es incierto cuánto de esto es cierto.

El folklore persa también habla de algunos espíritus que consumían sangre. El más famoso de ellos fue Estries. Ella era un demonio, específicamente un cambiaformas. Usualmente se creía que había aparecido como una hermosa mujer que buscaba hombres que bebieran su sangre. Si estaba herida, sólo podía curarse si su atacante le ofrecía sal y pan. También era muy conocida en las leyendas judías.

Una diosa de la magia y sus hijas

Hécate es una de las diosas más misteriosas. Estaba relacionada con la magia antigua, la nigromancia, la hechicería y todo lo relacionado con los fantasmas. Según algunos estudiosos, los templos de Hécate podrían ser lugares de consumo de sangre.

Esta práctica estaba prohibida en la antigua Grecia, pero muchos templos tenían rituales secretos. Según la ley griega, las autopsias humanas también estaban mal vistas, pero parece que los antiguos seguidores de Hécate vieron algo magnético en la idea de beber sangre. Si alguien en Grecia intentaba beber sangre, aparentemente tenía que ser de un animal.

Se cree que Hécate solía beber sangre durante sus fiestas. Además, su hija Empusa fue descrita como un demonio que consumía sangre de hombre. El sirviente de Hécate, Mormo, también bebió sangre. (Es bien conocido por las obras de Aristófanes.)

Otros vampiros griegos antiguos conocidos eran Vrykolatios, que vivían en la isla de Satorini, y Lamia, una reina de Libia. Se la veía como una mujer demoníaca que bebía sangre de niños. Los rituales griegos pueden haber sido la inspiración para futuras historias de vampiros en Rumania y Bulgaria.

Rituales salvajes en Asia

Las religiones de algunas tribus del sur de Asia también estaban relacionadas con los rituales de la sangre. Sin embargo, la mentalidad relacionada con el culto de los sacrificios rituales era muy diferente a la de Europa. En la India, dominada por los persas durante muchos siglos, la deidad más importante relacionada con los rituales de sangre era Kali, que representa el cambio, el tiempo, la destrucción y la preservación.

La leyenda más famosa sobre Kali habla de consumir la carne del demonio Raktabija. El demonio y Devi Druga (y sus asistentes) tuvieron una pelea. La mujer estaba perdiendo, así que Druga pidió ayuda a la diosa Kali. Según las descripciones de un Devi Mahatmyam :

De la superficie de su frente (de Durga), fiera con el ceño fruncido, surgió repentinamente Kali de rostro terrible, armada con una espada y una soga. Llevando el extraño khatvanga (báculo de cráneo), decorado con una guirnalda de cráneos, vestido con piel de tigre, muy espantoso por su carne escuálida, con la boca abierta, temeroso con la lengua arrancada, con ojos rojizos profundos, llenando las regiones del cielo con sus rugidos, cayendo sobre impetuosamente y matando a los grandes asuras de ese ejército, devoró a las hordas de los enemigos de los devoradores».

Kali consumió Raktabija. Los rituales de sangre eran muy populares en su culto. Los misteriosos rituales de sus templos aún están llenos de secretos. Los sacerdotes que continúan con los rituales tradicionales en su nombre tratan de proteger los detalles de las ceremonias.

También hubo rituales para consumir sangre en el pasado de las tribus precolombinas (un tema demasiado amplio para este artículo), así como las leyendas de los nórdicos. La gente que vivía en el territorio del actual Azerbaiyán creía en el espíritu turbulento de Hortdan. Durante siglos, los azeríes pensaron que era un mal fantasma que bebía sangre humana. Supuestamente también era capaz de transformarse en otros seres, normalmente animales.

La Historia Prohibida de los Vampiros

En la religión cristiana, todas las deidades y demonios mencionados anteriormente se convirtieron en sinónimos del Diablo. Con el tiempo, también aparecieron leyendas sobre vampiros. Estas historias dieron una mala reputación a muchas de las antiguas diosas.

Está prohibido que los cristianos beban sangre, al menos oficialmente. Sin embargo, un ritual se relaciona con el beber simbólicamente la sangre de Jesús. Esto sugiere que los rituales de sangre eran considerados como muy importantes en los cultos precristianos, así que los cristianos decidieron añadir un aspecto similar a sus ceremonias.

Hoy en día, la imagen de los vampiros es vista como algo antinatural, pero parece que la gente conocía o practicaba rituales de beber sangre durante al menos 5000 años. Cada región del mundo tiene sus propios ejemplos de deidades que bebían sangre, o sacerdotes que adoraban a las deidades haciéndolo.